En el marco de este programa se pondrán en marcha medidas como la recogida de muestras en campo, mataderos, industrias de transformación de cadáveres  y cualquier otro lugar determinado por la Consejería de Agricultura y Ganadería; el envío de muestras a los laboratorios oficiales; la comprobación de la identificación de los animales; el marcado y sacrificio, en su caso, de los animales de las especies objeto de los distintos programas, sospechosos o positivos de las enfermedades.

 

El programa prevé la realización, a lo largo de este año, de 2.120.000 actos clínicos normalizados a todos los animales de las explotaciones ganaderas, núcleos zoológicos y fauna silvestre de todos los municipios y explotaciones de Castilla y León.
 
Los procesos infecciosos contemplados en el Programa de erradicación de enfermedades de los rumiantes son la tuberculosis bovina, la brucelosis bovina, ovina y caprina, la leucosis bovina y la perineumonía bovina.
 
La Consejería de Agricultura y Ganadería llevará también a cabo el seguimiento de las actuaciones de erradicación de la tuberculosis caprina, iniciado en 2002, debido a que esta enfermedad puede transmitirse de animales a seres humanos, y a las pérdidas económicas que ocasiona en algunas zonas de la Comunidad.
 
Además, se recogerán muestras para la detección de otras enfermedades objeto de erradicación y control como las encefalopatías espongiformes transmisibles (EETs), tanto en el ganado bovino -enfermedad de las vacas locas- como en el ganado ovino/caprino.
 
El programa contempla también actuaciones de muestreo y vigilancia epidemiológica de la fauna silvestre de la Región, tal y como se recoge en el Plan de vigilancia sanitaria permanente de la fauna silvestre de Castilla y León. Todas las explotaciones de la Comunidad tienen que ser calificadas sanitariamente y mantener el estatuto sanitario alcanzado, de acuerdo con la normativa europea.
 
El Gobierno regional adoptará las medidas oportunas en caso de negativa del titular de una explotación a realizar las pruebas de campañas de saneamiento ganadero u otras actuaciones de control y erradicación de enfermedades animales, o al marcado de las reses positivas en las enfermedades objeto de control así como en caso de incumplimiento de la normativa aplicable en materia de alimentación animal, sanidad y bienestar animal.
 
Los programas de erradicación de enfermedades en los animales, y más en estos momentos de un mercado cada vez más abierto y globalizado, desempeñan un papel trascendental al eliminar posibles riesgos para la salud humana y al posibilitar el acceso al libre comercio de los animales, que de otro modo estarían inmovilizados o sacrificados.
 
Por este motivo, desde el Gobierno regional se viene trabajando intensamente en los últimos años en esta materia. Este trabajo ha mostrado unos resultados satisfactorios; por ejemplo, se ha producido una disminución de los datos de tuberculosis bovina. En concreto, la prevalencia de esta enfermedad se ha reducido en un 18% en los dos últimos años.

Respecto a brucelosis, el descenso de prevalencia ha supuesto que en estos momentos Castilla y León se encuentre en el conjunto de Comunidades Autónomas de baja prevalencia. Y en el caso de la brucelosis ovina/caprina se puede considerar erradicada en la Comunidad.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído