Ciolos escucha las demandas del sector agrícola en una visita que se repetirá antes del verano

 Ciolos escucha las demandas del sector agrícola en una visita que se repetirá antes del verano
Ciolos escucha las demandas del sector agrícola en una visita que se repetirá antes del verano

Asaja, COAG, UPA; Cooperativas Agro-alimentarias; y  las patronales hortofrutícola y de la alimentación y bebidas, Fepex y FIAB, respectivamente, han sido en general muy críticas con la propuesta de reforma de la Política Agraria Común (PAC) de la Comisión Europea.

La caída de rentas, el "dumping social" y falta de reciprocidad de importaciones como las marroquíes, los abusos de la cadena de valor, el posible final de las cuotas de azúcar, leche o vino, la falta de mecanismos de regulación y gestión de crisis de mercado o la burocracia de la PAC, centraron las preocupaciones agrarias.

El director de la Representación de la Comisión Europea (CE) en España, Francisco Fonseca, ha calificado la reunión de "muy productiva y no tensa".

Ciolos quiere "oír los intereses, a veces contradictorios de diferentes sectores" europeos, ha precisado Fonseca, quien ha matizado que el comisario "vendrá más veces a España", posiblemente hasta en dos ocasiones de aquí al verano.

Ha recordado que la reforma de la PAC se plantea en un contexto presupuestario "muy difícil" y "la batalla no está ganada", puesto que hay siete países que quieren reducir el nivel de subvenciones.

La PAC plantea retos no sólo en política agraria sino también en materia de normas de competencia, formación, innovación, tecnología o equilibrio de la cadena alimentaria, ha subrayado Fonseca.

También ha querido desterrar la idea de que la Comisión favorece a la agricultura continental y, de hecho, ha anunciado que el comisario, de origen rumano, ha convocado en breve una reunión exclusiva con ministros que representan la agricultura mediterránea "para demostrar que no hay ningún sector que quiera darse de lado".

"No creo que haya una discriminación de la agricultura mediterránea", ha recalcado Fonseca, si bien ha puntualizado que "otra cuestión" es que se produce un "juego de fuerzas y poder" en la Unión Europea, de la que dependen los resultados.

No se puede lograr una política horizontal para 27 Estados que satisfaga a todos al cien por cien, ha puntualizado.

El director de Cooperativas Agro-alimentarias, Eduardo Baamonde, ha pedido mayor concreción en las propuestas legislativas de la Comisión, como las que hacen referencia a los mecanismos para concentrar la oferta o de gestión de crisis de mercados.

Desde Fepex, José María Pozancos, ha pedido que la nueva PAC acabe con la discriminación y distorsiones de mercado que provoca la existencia de productores hortofrutícolas con y sin ayudas PAC.

Defendió medidas ágiles de gestión de crisis, la reforma de precios de entrada de las hortalizas marroquíes, reciprocidad en las importaciones y rechazo al nuevo acuerdo de asociación con Rabat.

El director general de la patronal de alimentación y bebidas FIAB, Horacio González-Alemán, ha pedido que la nueva PAC fomente la competitividad, la vertebración de la cadena alimentaria, la innovación y la internacionalización en un contexto de creciente demanda de materias agrarias prevista para los próximos años.

El presidente de la organización agraria Asaja, Pedro Barato "ha puesto en cuarentena" que la PAC tendrá "un presupuesto fuerte" -tal y como afirma Ciolos- porque aún no está aprobado, aunque alaba la "sensatez" de la Comisión al defender que no se podrán establecer "las reglas de juego" o normas de la PAC hasta que haya una ficha financiera "cierta".

El secretario general de COAG, Miguel López, ha asegurado que Ciolos se muestra "escandalizado" por las críticas del sector agrario, pero se reafirma en que la propuesta de reforma "nos quiere expulsar del mercado europeo y por ahí no vamos a pasar", por lo que ha llegado a exigir incluso que el presidente del Gobierno Mariano Rajoy intervenga y haga de la reforma "un problema de Estado".

Para el secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, el comisario ha descargado en España futuras responsabilidades como el control en frontera de las importaciones, las hectáreas elegibles o con derecho a ayudas y cómo se repartirán o las subvenciones según cultivos o regionales, mientras que no aclaró otras cuestiones, como qué apoyo recibirán los ganaderos "sin base territorial" o sin tierras.

Opinión de Asaja

ASAJA ha hecho pública una nota en la que informa del encuentro de trabajo con el comisario de Agricultura de la UE, Dacian Ciolos. En el mismo, el presidente de ASAJA, Pedro Barato, ha transmitido a esta autoridad europea la inquietud de los productores españoles respecto al resultado final de la reforma y lo que es también prioritario, la partida presupuestaria con la que contará para llevarse a cabo. Además, se han analizado temas de vital importancia para ASAJA como son la ganadería, la gran olvidada de esta reforma, el celebre greening, una injustificada carga mas para el productor o la ausencia de instrumentos de gestión de mercado, tan necesarios en situaciones de crisis precios como las que afectan en estos momentos a algunas de nuestras producciones.

El presidente de ASAJA ha trasladado al comisario Ciolos su preocupación al comprobar que la reforma diseñada por Bruselas no se adapta a las características básicas de la agricultura española. La propuesta parece estar dirigida hacia agriculturas de monocultivo y zonas homogéneas, mientras que nuestras producciones son muchas y diversas como también lo son nuestros territorios y sistemas de explotación. “Nos preocupa que la propuesta no diferencie entre secano y regadío, que penalice a los sectores mas productivo o que no ofrezca salidas a la ganadería, en especial la que no esta ligada a la superficie” , ha argumentado Pedro Barato.

Respecto a esta última, el presidente de ASAJA ha calificado de “sangrante” el tratamiento que se hace de la ganadería que, sin duda, es la gran olvidada en estas propuestas, dejando, solo en apariencia, a los Estados Miembros la posibilidad de paliar las deficiencias a través de pagos asociados. El tratamiento que la propuesta hace de los pagos acoplados supone un ninguneo hacia la ganadería por lo que deben incorporarse a la propuesta las correcciones necesarias para que este sector no resulte perjudicado.

ASAJA también está en contra de la propuesta de un pago para prácticas beneficiosas para el clima y el medioambiente, “greening”, que no es otra cosa que una nueva imposición y mayores costes productivos. Los compromisos que acompañan a dicho “pago verde” suponen un coste adicional para el agricultor y supondrán mermas productivas y de competitividad. Con el actual sistema de Pago Único ya se contemplan medidas agroambientales como es la “condicionalidad”, requisito mas que suficiente y garantía de cumplimiento de una práctica agrícola beneficiosa para el medioambiente.

En cuanto a los mecanismos de gestión de crisis estos deben reforzarse para poder gestionar de forma ágil y dar cobertura a todos los sectores y productos afectados. Igualmente, debe ser reforzado el papel de las Interprofesionales y adecuada la política de competencia a la realidad del sector.

Por último, ASAJA considera que en esta reforma debe prevalecer la búsqueda de la competitividad de la agricultura, dando prioridad a las inversiones en las explotaciones y en infraestructuras agrarias, la innovación e investigación y en el relevo generacional, apoyando el abandono mediante medidas de cese anticipado y/o reestructuración de sectores no competitivos y la incorporaciones jóvenes a la actividad agraria.

Respecto al Acuerdo agrícola UE-Marruecos, ASAJA también ha querido transmitir a Dacian Ciolos su rechazo a la ratificación del Acuerdo que se vota el próximo 15 de febrero en el pleno del Parlamento Europeo y ha planteado al comisario de Agricultura la necesidad de compensar a los productores europeos ante el grave perjuicio que suponen las concesiones realizadas a Marruecos, al tiempo que se ponen en marcha por parte de la UE los mecanismos necesarios para evitar el incumplimiento sistemático de las condiciones del acuerdo por parte de Marruecos.

UPA pide que se adapte a los verdaderos profesionales del campo

En la reunión que ha tenido lugar esta mañana en la sede de la Unión Europea en Madrid, Lorenzo Ramos, secretario general de UPA, ha querido trasladar al comisario europeo que “todavía hay tiempo” para introducir modificaciones en la reforma de la PAC que la hagan más adecuada a las necesidades de los agricultores y ganaderos de varios países de la UE que se sienten ignorados en la formulación actual de la reforma, entre ellos España.

La propuesta de reforma de la PAC que está en estos momentos sobre la mesa, presentada por la Comisión Europea el pasado 12 de octubre de 2011, ha sido calificada por la gran mayoría de los agentes del sector como muy poco adecuada a los intereses de los agricultores y ganaderos.

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) ha tildado la propuesta de reforma desde su presentación como un “ataque directo a la agricultura productiva”, sobre todo en el caso de nuestro país. Factores como nuestra gran variación de rendimientos y producciones, la existencia de un número muy elevado de hectáreas “desnudas”, es decir, sin derechos (más de 9 millones de hectáreas) o la presencia de una ganadería con muy poca base territorial hacen que la reforma tal y como hoy está planteada sea una propuesta que, en opinión de UPA, va a favorecer la especulación, la transferencia de recursos de la explotaciones más productivas a territorios absolutamente improductivos y la desaparición de miles de explotaciones, con especial incidencia en la pequeñas y medianas explotaciones profesionales.

UPA considera que las ayudas de la PAC deben estar destinadas a asegurar la pervivencia y sostenibilidad del tejido social que vive y trabaja en el mundo rural y, además de producir alimentos para la ciudadanía europea, gestiona el territorio, cuida del paisaje y vertebra amplias zonas de todos los países. “El sector agrario ha demostrado su capacidad para crear empleo, incluso en épocas tan difíciles como la actual, y creemos que las ayudas deben tener en cuenta también ese criterio”, afirman desde UPA.

Además del 'brutal recorte' de ayudas para el campo español, que puede alcanzar el 20%, la organización considera que la Comisión Europea ha ignorado en su propuesta el principal problema de los agricultores y ganaderos españoles: "la falta de precios justos para nuestros productos". La propuesta de PAC no aborda el reequilibrio de la cadena alimentaria, que para UPA es el principal reto del campo actualmente.

España puede perder un mínimo de un 12% del apoyo actual hasta el año 2020, lo que teniendo en cuenta el panorama de crisis y de recortes actual, significa para UPA un abandono de facto del mundo rural español.

Cifras sobre el sector agrario en Europa

En la UE hay alrededor de 13 millones de agricultores y unos 30 millones de personas que trabajan en el mundo rural. Si contamos la industria alimentaria la cifra alcanza los 40 millones. En España hay alrededor de un millón de explotaciones agrarias.

La producción final agraria en España se sitúa alrededor de los 40.000 millones de euros, y supone alrededor del 11% de la producción final agraria europea.

España es el tercer país en cuanto a subvenciones de la UE. En el año 2011 recibimos casi 7.000 millones de euros. Tenemos un balance positivo en los presupuestos de la UE superior a 2.000 millones de euros.

La PAC cuesta a cada ciudadano de la UE unos 30 céntimos de euro al día. El coste total para la Unión Europea es de aproximadamente 53.000 millones de euros al año, que representan un 40% del presupuesto total de la UE. La parte del presupuesto destinada a la PAC se está reduciendo constantemente: del 71% de 1984 está previsto pasar a un 33% en 2013.

Estableciendo una comparación, el gasto en Defensa de los 27 países de la Unión Europea es casi tres veces superior que el presupuesto total de la UE, y casi 7 veces más que el presupuesto de la PAC.

El Congreso le traslada su preocupación por el reparto de ayudas

Los portavoces de Agricultura del Congreso han trasmitido hoy al comisario europeo del ramo, Dacian Ciolos, su preocupación por asuntos como la renovación del acuerdo agrícola con Marruecos o que los estados pasen a decidir los criterios de reparto de ayudas de la Política Agraria Común (PAC).

Así lo han asegurado en declaraciones a Efeagro tras la reunión que han mantenido hoy miembros de la Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del Congreso de los Diputados con Ciolos, en la que también se han tratado las situaciones particulares de sectores como el viñedo, la leche, el aceite o la remolacha.

El portavoz del Grupo Parlamentario Popular (GP), José Cruz Pérez Lapazarán, ha indicado que ha sido una comparecencia "diplomática" y que su visita a España servirá para concretar algunos aspectos de la reforma de la PAC pero, sobre todo, para "escuchar" los planteamientos de los políticos y de las agricultores, de los que recogerá una postura "bastante crítica" con la propuesta de reforma.

Lapazarán le ha planteado, en relación al acuerdo con Rabat, la importancia del sector hortofrutícola español y la necesidad de controles de entrada rigurosos y, sobre las ayudas de la PAC, que es "preocupante" que se deje en manos de los criterios de cada Estado.

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista (GS), Alejandro Alonso, ha apuntado que Ciolos ha dado "tranquilidad" a los parlamentarios en el sentido de que España no perderá fondos de la nueva PAC, pero que ha suscitado "incógnitas" ante la participación de cada Estado en el reparto de ayudas directas, que puede generar un "conflicto grave entre regiones y sectores".

Alonso ha transmitido al Comisario su preocupación por otros aspectos como la definición de agricultor en activo, la implantación de medidas de mercado o la renovación del acuerdo agrícola con Marruecos, respecto a lo que ha solicitado la puesta en marcha de un fondo para compensar daños a los sectores implicados y mejorar los controles en frontera.

Por su parte, el portavoz del Grupo Parlamentario Catalán de Convergencia i Unión (GP-CiU), Marc Solsona, ha definido la reunión con el comisario como un "encuentro revelador", en cuanto a que el futuro de la PAC recaerá en la "voluntad" del Gobierno español.

Solsona ha remarcado que, ahora, la primera prioridad de su Grupo es negociar en Bruselas para que España pueda mantener la cuantía de las ayudas percibidas y que luego defenderá en el Congreso la diferenciación de la realidad de la agricultura en Cataluña.

La portavoz del Grupo Parlamentario Vasco (EAJ-PNV), Arantza Tapias, ha resaltado que el comisario ha incidido en la regionalización de las ayudas de la PAC a través de los criterios que establezca cada Estado miembro.

Tapias ha considerado que la propuesta de la Comisión Europea es "aceptable" y que hará falta "diálogo" cuando lleguen los "problemas" para el reparto de fondos a nivel estatal.

Desde el Grupo Parlamentario Mixto (GMx), el diputado de Compromís, Joan Baldoví, ha apuntado que puede ser positivo que el Gobierno reparta los fondos, pero que los diferentes Ejecutivos también han "olvidado" en ocasiones las diferentes realidades del campo español, como puede suceder con la agricultura mediterránea.

En relación al acuerdo de asociación con Marruecos, Baldoví ha asegurado no haberle gustado "absolutamente nada" lo expuesto por el comisario Ciolos, "que ha tirado balones fuera".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído