Los cultivadores recibirán dinero por los daños en el cereal de invierno causados por la sequía

 Los cultivadores recibirán dinero por los daños en el cereal de invierno causados por la sequía
Los cultivadores recibirán dinero por los daños en el cereal de invierno causados por la sequía
Agroseguro estima que tendrá que pagar a los cultivadores de Castilla y León más de 30 millones de euros por los daños causados en los cultivos de cereal de invierno por la sequía. La Comunidad acumula más de 337.716 hectáreas aseguradas afectadas, lo que se traduce en que el 31 por ciento de la superficie asegurada (1.088.921 hectáreas) sufrió daños y que su producción media estimada se vio reducida en casi un 50 por ciento. 
 
Castilla y León, Andalucía y Castilla-La Mancha, son las autonomías más afectadas por la falta de recursos hídricos. En el caso de la autonomía andaluza la superficie asegurada siniestrada asciende a más de 160.500 hectáreas, lo que supone casi el 90 por ciento de la superficie asegurada, y una pérdida media de producción real estimada de más del 76 por ciento, con una indemnización prevista que puede superar los 32,4 millones de euros. Por lo que se refiere a Castilla-La Mancha, el número de hectáreas de cereales de invierno afectadas por la sequia asciende a cerca de 260.000, lo que supone más del 53 por ciento de la superficie asegurada en esta Comunidad y una pérdida media de producción de más del 40 por ciento, con una indemnización de más de 20 millones de euros.
 
A través del sistema de coberturas crecientes, para esta campaña están aseguradas en España frente a la sequía más de 2,2 millones de hectáreas de cultivos herbáceos y una producción que supera los siete millones de toneladas. En total, cerca de 970.000 hectáreas, en torno al 45 por ciento de las hectáreas aseguradas se han visto afectadas por la sequía. Agroseguro prevé que la indemnización pueda superar los 115 millones de euros, con la práctica totalidad de las tasaciones ya realizadas, en la que han trabajado cerca de 400 peritos.
 
Por el momento Agroseguro ya ha pagado cerca de 56 millones de euros y el resto de los pagos se irán realizando en las próximas semanas en función de la recolección de los cultivos. Se prevé que a finales de septiembre se hayan abonado todas las indemnizaciones. 
 
Agroseguro explica, a través de un comunicado de prensa, que el año hidrológico está siendo particularmente malo para los cultivos herbáceos. Aunque el mes de noviembre de 2011 trajo abundantes precipitaciones que propiciaron una buena siembra y nascencia, desde el comienzo del 2012 hasta hoy la escasez de lluvias hace que la Agencia Estatal de Meteorología califique al 2012, por el momento, como un año seco. Tan solo un breve periodo lluvias durante los meses de abril y mayo dieron un respiro a las zonas de recolección más tardía, para las más tempranas sirvieron de poca ayuda. “Esta situación que se viene registrando a lo largo de todo el país ha afectado de forma significativa a los cultivos de cereal de invierno”, resume.
 
Así, ante las extremas condiciones meteorológicas en este año y sus efectos económicos especialmente perjudiciales, “la solvencia que ofrece Agroseguro para hacer frente a los importantes eventos que se han ido encadenando como las heladas sequía e importantes pedriscos, convierte al seguro agrario en el mecanismo de cobertura más idóneo con el que cuenta el agricultor”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído