​Ganaderos salmantinos denuncian que una bandada de buitres mata a una vaca tras el parto y reclaman un control de la especie

UPA Salamanca ha asegurado que decenas de buitres han atacado a una novilla que acababa de parir en Castillejo de Dos Casas

 IMG 20200428 WA0006
IMG 20200428 WA0006

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Salamanca (UPA Salamanca) ha denunciado la muerte de una novilla tras el ataque de una bandada de buitres justo tras el parto en el término municipal de Castillejo de Dos Casas.

Según aseguran en un comunicado, “las aves carroñeras siguen produciendo numerosas bajas en la cabaña ganadera extensiva de nuestra provincia, lo que demuestra la expansión de esta especie protegida por la Administración”, y explican que este ataque “no deja de ser un incidente más que demuestra a todos aquellos que lo ponen en tela de juicio que estas aves atacan a presas vivas”.

Por ello, UPA Salamanca reclama un control de la especie “porque su número se está multiplicando de forma extraordinaria en nuestra provincia, y no se está haciendo absolutamente nada por poner control a la proliferación de ejemplares”.

Concretamente, exigen “actuaciones concretas” además de poner en marcha “una indemnización directa de la Administración regional para los ganaderos afectados por este tipo de ataques”, y reclaman a la Junta de Castilla y León “que tome ejemplo del Gobierno castellanomanchego y saque adelante una línea de ayudas para paliar los daños causados por los buitres al ganado”.

UPA Salamanca “lleva años denunciando la sobreabundancia de estas aves por todo el territorio regional, que han tenido un cambio en su hábito alimentario y se han convertido en verdaderas depredadoras además de carroñeras, lo que está provocando perjuicios muy elevados a los ganaderos de extensivo”, prosiguen en la nota de prensa.

Igualmente, en la misma, consideran que la ayuda de 2.000 euros para vacuno y 1.500 euros para ovino y caprino por cada ataque con la que el Gobierno de Castilla-La Mancha ha decidido propiciar la conciliación de la presencia de buitres con los usos ganaderos en la región vecina, en especial en extensivo, “podría ser un buen punto de partida para Castilla y León, teniendo en cuenta además los daños por lucro cesante”.

Por último, aseguran que el Gobierno regional “debe ser quien defienda a quienes a día de hoy están en verdadero peligro de extinción por las políticas conservacionistas que velan más por la expansión descontrolada de todo tipo de animales (lobos, jabalís..etc) y alimañas (buitres), que de las personas que viven en el medio rural, y en este caso de los ganaderos, que son los que dan de comer a todo tipo de especies”.     

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído