El Gobierno modifica la ley para extender la protección del lobo al norte del Duero: ya no se puede cazar en toda España

El BOE publica la Orden que confirma la inclusión de todas las poblaciones de lobo existentes en España si bien permite la captura de ejemplares siempre que "no exista otra solución satisfactoria y se justifique" por parte de las autonomías

15 Comentarios

Lobos. Ical
Lobos. Ical

El Gobierno de España culminó su intención de incluir las poblaciones de lobo al norte del Duero dentro del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre) con la publicación este martes en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de la Orden del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico que extiende la protección del cánido al norte del río Duero.

Como señala el texto de la propia Orden, previamente, únicamente las poblaciones de lobo al sur del Duero se encontraban incluidas en el Listado. Sin embargo, tras recibir y tramitar la propuesta de la Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (ASCEL) para la inclusión de todas las poblaciones del cánido en el Listado, y después de realizar la pertinente consulta al Comité Científico, que recomendó la incorporación de todas las poblaciones españolas de esta especie en el Listado, se publicó hoy la Orden ministerial que así lo establece.

La Orden también incluye dos disposiciones adicionales. La primera señala que las medidas de extracción y captura de ejemplares que hayan adoptado los órganos competentes de las comunidades autónomas con anterioridad a la entrada en vigor de esta Orden, podrán seguir siendo de aplicación, siempre que se ajusten a las condiciones y a las limitaciones previstas en el artículo 61.1.b), c) y d) de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad y en la Estrategia de conservación y gestión del lobo en España.

En concreto, se podrán aplicar medidas de extracción y captura de ejemplares que cuenten con una autorización administrativa que se conceda por la autoridad competente de la Comunidad Autónoma, siempre que no exista otra solución satisfactoria y se justifique con el mejor conocimiento disponible que la medida de extracción y captura de ejemplares no afecta negativamente al estado de conservación favorable de la especie, o se justifique la existencia de perjuicios importantes para el ganado en las explotaciones afectadas, atendiendo a posibles daños recurrentes o significativos.

La disposición adicional segunda manifiesta que la Estrategia de conservación y gestión del lobo en España será aprobada por la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente, y que dicha aprobación deberá producirse antes del 31 de diciembre de 2021 y se publicará en la página web del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. La presente orden, sin embargo, entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el BOE.

UCCL critica la "imposición del ecologismo radical" del MITECO tras la inclusión del lobo en el Lespre

La Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) ha criticado la "imposición del ecologismo radical" del Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) tras la inclusión del lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre) en todo el territorio, prohibiendo su gestión cinegética al norte del río Duero, donde hasta ahora estaba permitida.

Como recuerda UCCL en el comunicado remitido a Ical, "la consideración del lobo como especie protegida en Castilla y León supone que la Comunidad autónoma no podrá hacer un control poblacional de esta especie en las zonas que así lo requieran, mediante una gestión cinegética eficaz y controlada". Según la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) esto supone un "ataque frontal" a la ganadería extensiva y una "presión insoportable" para muchas explotaciones.

La Unión de Campesinos de Castilla y León recuerda que la actividad ganadera en el medio rural es una actividad "esencial" tanto desde el punto de vista medio ambiental como social, al contribuir por un lado al mantenimiento de una población activa real en un territorio cada vez más despoblado y, por otro, al ayudar a mantener los montes limpios de maleza y prevenir los incendios.

En el año 2020, en Castilla y León se registraron 4.500 ataques de lobos que ocasionaron la muerte a 6.000 cabezas de ganado, sin contar los animales heridos o desaparecidos, ni los abortos que se producen a consecuencia del estrés a los que son sometidos los animales tras un ataque. Las perdidas de los ganaderos de Castilla y León se pueden estimar en más de 5 millones de euros todos los años y las Administración tan solo compensa el 20 por ciento de los daños, recuerdan desde la organización profesional agraria.

Por ello, esta situación se hace "insostenible" para los ganaderos por no poderse realizar un control poblacional del lobo por parte de las comunidades autónomas que favorezca el equilibrio del ecosistema. Esto va a suponer un "grave peligro" para la supervivencia de las explotaciones ganaderas de las que viven "en torno a 35.000 familias". “Esta es la capacidad de dialogo que tiene el Ministerio”, lamentó UCCL. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído