El Itacyl señala a los hongos foliares como primeras enfermedades de riesgo para el cereal de invierno en esta campaña

La innovadora plataforma de avisos ante enfermedades del Observatorio de Plagas del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León no registra ninguna alerta durante los dos primeros meses del año

1 Comentarios

El jefe del Área de Plagas del Itacyl, Constantino Caminero. | ICAL
El jefe del Área de Plagas del Itacyl, Constantino Caminero. | ICAL

El Observatorio de Plagas del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) señala a los hongos foliares como las primeras enfermedades de riesgo para el cereal de invierno de la Comunidad en esta campaña, después de un otoño y un invierno “generosos en agua”.

Así lo apuntó a Ical el jefe del Área de Plagas del Itacyl, Constantino Caminero, al afirmar que “conviene que los agricultores de Castilla y León estén atentos a hongos bastante típicos por si se pueden desarrollar algo más que en un año normal”, así como a otras enfermedades como la roya amarilla, que se creía sobrepasada por una resistencia varietal que se rompió y frente a la que ahora el agricultor “ha ido aprendiendo a luchar”.

Con el objetivo de informar sobre todo ello, el Observatorio de Plagas del Itacyl organiza una jornada el próximo 11 de marzo dirigida a agricultores de la Comunidad, en la que se hablará sobre los hongos foliares como “la primera preocupación tras un otoño e invierno generosos en agua”, dentro del conjunto de acciones que el Instituto Tecnológico Agrario está desarrollando, con la colaboración de la Dirección General de Producción Agropecuaria y los servicios territoriales de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de la Junta, para que los agricultores tengan “más herramientas” para luchar contra las plagas.

La principal de ellas, no obstante, es una innovadora plataforma web de avisos y recomendaciones ante plagas y enfermedades que el Observatorio de Plagas del Itacyl puso en marcha hace varios meses y con la que pretenden “apoyar al agricultor con información en su proceso de toma de decisión en materia de lucha contra plagas y enfermedades agrícolas”.

La plataforma pone así a disposición de los productores castellanos y leoneses los datos y análisis que el Observatorio de Plagas del Itacyl lleva desarrollando durante años, establece un canal de avisos en el que se da cuenta de las principales plagas que, por sus estudios, consideran que puedan desarrollarse en ese periodo concreto, y da acceso a los modelos predictivos del Observatorio que indican ante qué plagas debe estar el agricultor especialmente alerta en cada momento del año.

La iniciativa también contempla un listado con herramientas de apoyo para los agricultores a la hora de detectar “de forma precoz” los síntomas para poder actuar sobre la plaga, así como las distintas formas de hacerlo de la manera “más favorable” para las cosechas, incluyendo el acceso al listado de productos fitosanitarios para la gestión de plagas “más y menos conocidas”, porque como explica Constantino Caminero “nadie está exento de nuevas enfermedades, como ocurrió hace unos años con la roya amarilla”.

“En estas cuestiones donde el agricultor no está tan alerta es donde tratamos de ayudarle con la plataforma de avisos y con un esquema de lucha contra las plagas y enfermedades”, apunta el responsable del Área de Plagas del Itacyl, quien destaca entre las herramientas internas del Observatorio para la obtención de datos “la monitorización en campo para detectar problemas fitosanitarios, el desarrollo de modelos predictivos basados en algoritmos en base a la climatología para determinar si hay condicionantes para determinadas plagas, y el establecimiento de calendarios de vigilancia por épocas de desarrollo habitual de cada plaga”.

Agricultor colaborador

A todo ello se une la figura del agricultor colaborador, “fundamental” para el Observatorio de Plagas del Itacyl, porque “son profesionales del sector especialmente sensibilizados con la problemática fitosanitaria que quieren prestar un servicio al resto de agricultores como personal a pie de campo”.

“Son el primer eslabón de la cadena para detectar cualquier problema, lo conozcan o no”, señala Constantino Caminero, quien afirma que el Itacyl ya cuenta con “más de 160” de estos colaboradores en toda Castilla y León y su ‘feedback’ desde el terreno permite “completar la información que se emite” en la plataforma de avisos y recomendaciones.

Todo ello espera que contribuya a que la plataforma se conozca “un poquito más”, porque existe una parte “muy positiva” en que los agricultores sepan en cada momento qué avisos sobre plagas y enfermedades están en vigor, bajo la premisa de que “la información es el mejor apero del agricultor” a la hora de una toma de decisiones en la que el Observatorio de Plagas del Itacyl también ayuda.

De hecho, la página está sujeta a “un proceso continuo de mejora” y, en él, ya se trabaja en un nuevo apartado de material didáctico que, además de las fichas sobre plagas con las que ya cuenta la plataforma, incluya vídeos informativos para “hacer ver al agricultor la sintomatología” de determinadas enfermedades en las plantas, así como la gestión de la propia plaga una vez instalada, o la predicción de cosecha, de cara a responder a la pregunta que se hacen todos los agricultores ante la llegada de una plaga: “¿Me compensa tratarla si va a ser un año de mala cosecha?”.

Casi el doble de plagas en 2020

Este 2021, sin embargo, se presenta con “una campaña de cultivo bastante buena”, tal y como afirma Constantino Caminero, y “el frío del periodo navideño ha ayudado mucho” ya que “los otoños e inviernos suaves favorecen las plagas y enfermedades”. Es por ello que en estos dos primeros meses del año no se ha emitido “ningún aviso concreto” sobre plagas desde el Observatorio, cuando “en un año normal, ya hubiésemos emitido avisos como el del zabro, clásico en el cereal de invierno en algunas zonas de Castilla y León”.

No obstante, el propio jefe del Área de Plagas del Itacyl concede que “es todavía bastante pronto para saber qué va a ocurrir a lo largo de 2021” puesto que “las plagas tienen mucha interacción con el medio ambiente y las cuestiones climatológicas”. “Además, pese a que por el momento el invierno pueda apuntar a un buen año de producción, es ahora cuando suelen comenzar a darse los condicionantes adecuados para que se desarrollen gran parte de las plagas y enfermedades”, alerta Caminero.

De hecho, la alta producción agrícola de 2020 se tradujo en que, pese a ser un año de COVID y de movilidad reducida, los avisos lanzados por el Observatorio de Plagas del Itacyl fueron “bastante numerosos, más que en un año normal”, puesto que “los condicionantes que suelen favorecer una buena cosecha también son adecuados para el desarrollo de plagas y enfermedades”. Así, la nueva plataforma de avisos y recomendaciones emitió 20 avisos de plagas, relativos a colza, cereales, leguminosas y viñedo, cuando “en un año normal se suelen emitir en torno a 10 o 12 avisos totales”.

Caminero defendió por ello la pertinencia de la novedosa red de avisos, ya que permitió que los agricultores de Castilla y León pudieran “controlar” dichas plagas, porque “si el agricultor no está encima de estos problemas, sus esfuerzos para tener una buena cosecha pueden resultar vanos”. “Es el servicio que pretendemos dar con la plataforma, porque nuestro impulso y motor es el interés de los agricultores, ya que el sector primario es la base de nuestra sociedad”, concluyó el jefe del Área de Plagas del Itacyl.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído