Los datos que ha ofrecido la consejera durante la visita de hoy, correspondientes a las estimaciones del inicio de julio, constatan que se ha cosechado el 33 % de la superficie de cereal de la Comunidad, unas 637.000 hectáreas, principalmente de cebada. La recolección ha comenzado este año más pronto de lo habitual pero se ha visto paralizada por las lluvias de finales de junio y principios de julio. Los datos que ofrece la Consejería de Agricultura y Ganadería reflejan una superficie sembrada de cereales de invierno en Castilla y León de 1,92 millones de hectáreas, el 34 % de la superficie nacional que alcanza los 5,6 millones de hectáreas. Respecto a la producción total de cereales, en la Unión Europea -excepto en España y Portugal- las condiciones climáticas para su desarrollo han sido favorables por lo que se espera que se alcance una producción de 233 millones de toneladas. En el territorio nacional la producción de cereal de invierno en 2014 se situará, según las previsiones, en 14,4 millones de toneladas, lo que supone un descenso del 26 % respecto a la campaña pasada.
 
En Castilla y León se estima una cosecha en torno a las 5,2 millones de toneladas lo que supone una reducción del 10 % respecto a la media de los cinco últimos años, 5,8 millones de toneladas. Estas cifras sitúan a la Comunidad, con 60.336 agricultores dedicados al cereal, como la principal productora nacional con el 36% del total de España.Por especies, es la primera vez en la Comunidad que el trigo es el cereal con más superficie, con 885.702 hectáreas, y también será el de mayor producción, con 2.646.602 toneladas. Desde el año 2010, como ha recordado la consejera, la superficie sembrada de trigo está aumentando de forma progresiva en detrimento de la cebada. Clemente ha explicado que este cambio de tendencia se debe a que los agricultores en sus planes de siembra buscan la mayor rentabilidad, motivado por los buenos rendimientos obtenidos con las nuevas variedades de trigo y su valor en el mercado.
 
El segundo cereal en importancia es la cebada, con una superficie que asciende a 884.152 hectáreas y una producción prevista de 2.247.812 toneladas. El centeno es el tercer cereal con mayor superficie cultivada en Castilla y León, con 89.655 hectáreas y con una producción de 169.704 toneladas. La superficie dedicada a la avena en la Comunidad asciende a 57.071 hectáreas y es el cultivo en el que más superficie se ha segado en verde, con un total de 26.135 hectáreas. La producción estimada se sitúa en 120.798 toneladas. Por provincias, Burgos es la provincia que, según la previsión, tendrá una mayor producción, con 1.490.768 toneladas, seguida de Palencia con 845.247 y de Valladolid con 830.263 toneladas. Palencia, donde se ubican las parcelas visitadas por la consejera, cuenta con 6.000 agricultores dedicados a este cultivo, una superficie sembrada de 289.098 hectáreas y una producción que alcanzará las 845.000 toneladas, lo que representa el 16 % de la Comunidad.
 
En cuanto a las previsiones que puedan caracterizar la campaña de comercialización, se puede deducir que en un escenario globalizado caracterizado por la abundancia de mercancía y con cosechas mundiales ligeramente inferiores a la cosecha record de la campaña pasada, los precios de esta cosecha mantengan cierta estabilidad de los niveles alcanzados en los últimos meses de la campaña pasada, en el inicio de la misma los precios tenderán hacia la baja e irá recuperando posiciones de octubre a enero.
 
Campaña agrícola
 
Las siembras otoñales se realizaron en buenas condiciones, aunque el exceso de precipitaciones durante el invierno y la humedad del suelo provocaron que algunas parcelas de cereales se anegaran, lo que dificultó la nascencia y el ahijamiento, y ha conllevado a un menor número de plantas por hectárea y a su vez de espigas. La presencia de humedad en marzo y abril ha propiciado el desarrollo de enfermedades en los cultivos -roya amarilla y parda, y septoria- en amplias zonas de la Comunidad. Los meses de abril y mayo se han caracterizado por ser más calurosos y secos que un año normal en Castilla y León, lo que ha incidido de forma negativa en los rendimientos. Estas circunstancias han provocado un adelanto en el estado fenológico de los cereales de invierno con respecto a campañas normales, especialmente en las zonas sur y sureste de la Comunidad. También se han registrado en estos meses unas precipitaciones inferiores al año medio en la misma zona.
 
Durante el mes de junio y los primeros días de julio se han producido precipitaciones aisladas y en ocasiones unidas a tormentas de granizo lo que ha provocado daños puntuales en Almazán, en la provincia de Soria, Ávila, Burgos y Palencia. Además de producir daños, estas precipitaciones han alterado la recolección en la Comunidad, paralizándola en esas zonas. Estas condiciones climatológicas adversas han condicionado los rendimientos del cereal en Castilla y León, provocando un descenso de un 30 % del rendimiento medio en comparación con el pasado año.
 
Situación de otros cultivos
 
La mayoría de los cultivos de verano presentan un buen estado vegetativo y desarrollo sin problemas. La superficie de maíz grano en Castilla y León asciende a 118.256 hectáreas y 12.966 hectáreas de maíz forrajero. Respecto al cultivo de la patata la superficie es de 20.288 hectáreas, prácticamente similar al año anterior. En leguminosas grano la superficie asciende a 105.338 hectáreas, experimentando un aumento del 18 % con respecto a 2013. Destacan los guisantes secos con 39.734 hectáreas. En cuanto a oleaginosas, la superficie sembrada de girasol asciende a 259.375 hectáreas y la superficie dedicada a colza es de 16.366 hectáreas.En relación con los cultivos forrajeros, la superficie asciende a 178.216 hectáreas, de las que 91.041 hectáreas corresponden a alfalfa con un incremento del 5 % respecto a 2013.
 
Seguros agrarios
 
La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, ha anunciado que la Junta convocará, a lo largo de este mes, una línea de ayudas con un presupuesto de 1,5 millones de euros de capital autonómico, a la suscripción de pólizas de seguros para explotaciones con cultivos herbáceos extensivos, frutales, viñedo y remolacha. El Gobierno autonómico recupera esta ayuda que no se pudo convocar, dada la situación económica, en 2012 y 2013. La consejera ha explicado que esta partida, un compromiso durante su comparecencia en las Cortes de Castilla y León para explicar los presupuestos del año 2014, permite proteger la renta de los agricultores al reducir los riesgos, al ofrecer un marco de seguridad y promover la rentabilidad de las explotaciones.
 
Estas ayudas a la suscripción de pólizas de seguro cubrirán los daños ocasionados por los riesgos de pedrisco, incendio y riesgos excepcionales en los cultivos herbáceos extensivos, así como todos los riesgos en las explotaciones de frutales, viñedo y remolacha. Las características de esta línea, que se publicará en el Boletín Oficial de Castilla y León en este mes de julio, se definene en que podrán ser beneficiarios de la misma, las personas físicas, jurídicas, comunidades de bienes y sociedades civiles que sean titulares de una explotación agrícola en Castilla y León. Además, cubre los seguros suscritos entre el 1 de octubre de 2013 y el 30 de junio de 2014, y el importe del coste neto de la póliza del seguro suscrita sea igual o superior a 100 euros e inferior a 15.000 euros.
 
Deducciones fiscales por sequía y pedrisco
 
Además, la Consejería de Agricultura y Ganadería trabajará en colaboración con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en determinar aquellos municipios en los que, por circunstancias climáticas adversas como la sequía y el pedrisco de este año, los agricultores y ganaderos tendrán una desgravación del importe que tiene que pagar a Hacienda del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Se trata de una medida, como explicaba la consejera, para paliar los efectos que las condiciones climatológicas han ocasionado. También ha indicado que desde la Consejería ya se está trabajando para realizar el anticipo del 50 % de las ayudas PAC a partir del 16 de octubre de forma que los agricultores puedan disponer de liquidez en esas fechas de inicio de la próxima campaña agrícola.
 
Estudio de campo
 
Los datos ofrecidos por la consejera son el resultado de un método de análisis preciso para realizar un seguimiento de los cultivos y una estimación de los rendimientos y producciones, desarrollado por la Junta de Castilla y León el pasado año. En concreto este sistema realiza aforos en verde y en seco en parcelas de los siguientes cultivos: trigo (secano y regadío), cebada (secano y regadío), centeno y avena. En concreto, en este año 2014 se han analizado 2.179 hectáreas de la Comunidad. La información recogida es analizada en la Comisión de Estadística creada en cada provincia y en la que, además del Gobierno autonómico, está representado el sector a través de las Organizaciones Profesionales Agrarias.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído