Mañueco confía en que el apoyo de la Junta al cooperativismo agrario permita aumentar su profesionalización y “ganar dimensión”

El presidente de la Junta destaca que, en muchas provincias, las cooperativas son “la empresa más importante”

3 Comentarios

El presidente de la Junta asiste a la reunión del consejo rector de Urcacyl
El presidente de la Junta asiste a la reunión del consejo rector de Urcacyl

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, confió este miércoles en que el apoyo de la Junta al cooperativismo permita aumentar su profesionalización y “ganar dimensión” al sector, con el objetivo de pasar de 2.900 a 3.500 millones de facturación anual. Así lo expuso durante su asistencia al Consejo Rector de la Unión Regional de Cooperativas Agrarias de Castilla y León (Urcacyl), que se celebró en Avigase, en Valverde del Majano (Segovia), y al que también acudió el consejero de Agricultura y Ganadería, Jesús Julio Carnero.

Fernández Mañueco situó al cooperativismo agroalimentario como “eje central” de un sector estratégico para la Comunidad, como es el primario, y recalcó su compromiso para que sean “cada vez más fuertes, ya que son motor de desarrollo rural y de lucha contra la despoblación”.

En este sentido, trasladó al Consejo Rector de Urcacyl algunas de las nuevas líneas de ayuda, a las que se suman otras ya convocadas. Entre ellas, citó la dirigida a la mejora profesional, con incentivos de hasta 5.000 euros al asociacionismo de jóvenes y mujeres titulares de explotaciones; también otra encaminada al lanzamiento de nuevos productos o servicios o para entrar en nuevos mercados, con hasta 2.000 euros; y una tercera que supone un incremento en la partida económica para favorecer los acuerdos interoperativos entre las distintas cooperativas, que pasa de 15.000 a 25.000 euros.

Acompañado por el presidente de Avigase, Luis Fernando Palomo, quien ejerció de anfitrión, y por el presidente de Urcacyl, Fernando Antúnez, el jefe del Ejecutivo autonómico destacó que modernizar las cooperativas agroalimentarias, dimensionarlas y profesionalizarlas “es esencial para el futuro de Castilla y León, para generar empleo y actividad económica en el mundo rural”; y reiteró que su “firme compromiso” con el desarrollo rural y con los servicios públicos en los pueblos, entre los que reseñó la sanidad, educación y servicios sociales, pero también el transporte, a través del bono rural gratuito a la demanda, la extensión de la banda ancha, las medidas en vivienda o la conciliación para las familias.

La “importancia del cooperativismo”, continúo Mañueco, se traduce en que en muchas provincias son “la empresa más importante”. Además, significó su “fortaleza” y aprovechó para hacer un reconocimiento al sector agroalimentario, la transformación y la distribución, que “han sido fundamentales desde el inicio de la pandemia”. “Que tengan claro que estamos con ellos”, transmitió.

Para concluir, agradeció la colaboración del sector por sus aportaciones al Plan de Cooperativismo Agroalimentario. “Con el mazazo del COVID-19 se está afrontando el futuro desde sólidas bases y la seguridad sanitaria, que permiten una recuperación económica con optimismo. 2020 fue el año de la resistencia; 2021, el de la remontada; y 2022 será el de la recuperación. Y contamos con el apoyo fundamental del cooperativismo. Modernizar estas cooperativas es esencial para nuestra tierra”, sentenció.

Habría que inventarlas”

Por su parte, el presidente de Urcacyl, Fernando Antúnez, trasladó a Mañueco la “situación” del cooperativismo de la Comunidad, que aúna a 48.000 socios en sus 130 entidades, de los que un 18,6 por ciento son mujeres y uno de cada diez, jóvenes; mientras que da empleo directo a 3.193 trabajadores, un 22 por ciento mujeres. “Entre las empresas que más facturan en cada provincia siempre hay una cooperativa; y en el top 10 nacional hay cuatro de Castilla y León. Tenemos un sistema cooperativo que si no existiera habría que inventarlo”, defendió.

Igualmente, explicó que fija población y contribuye al desarrollo socioeconómico del medio rural, si bien se enfrenta al reto del relevo generacional, la incorporación de jóvenes y mujeres y una mayor dimensión. “Lo hemos pasado mal con el COVID-19, sobre todo las más encaminadas al canal HORECA”, expuso Antúnez, quien mostró su “preocupación” por la “dificultad de trasladar a la cadena de distribución los costes que soportan nuestros ganaderos”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído