Un total de 910.000 euros de la inversión aprobada hoy por el Consejo de Gobierno se destinará a la adquisición de un millón de elementos identificativos para el ganado bovino, ovino y caprino de la Comunidad. Este sistema de identificación está compuesto por una marca auricular (crotal) y un identificador electrónico (bolo ruminal) que se coloca en la oreja de los animales, según la normativa nacional y europea, tras su nacimiento y permite controlar el movimiento del ganado y su trazabilidad lo que ofrece mayor seguridad para la sanidad animal y la humana.
 
La Consejería de Agricultura y Ganadería distribuirá estos sistemas a los ganaderos y llevará el control de las distintas unidades de identificación con el objetivo de evitar fraudes. Además, el Consejo de Gobierno ha aprobado una inversión de 206.900 euros para la compra de kits de diagnóstico por la técnica denominada “ELISA” para la detección de gamma interferón en sangre, es decir, para la detección de posibles casos de tuberculosis en la cabaña ganadera de Castilla y León.
 
Los kits se entregarán a la Red de Laboratorios de Sanidad Animal (Ávila, Burgos, León, Palencia, Soria, Salamanca y Valladolid) y permitirán realizar esta prueba a más de 68.000 animales. Esta prueba se viene realizando desde 2007 al establecerse como técnica obligatoria en el marco del Programa nacional de Erradicación de la Tuberculosis Bovina.
 
Beneficios de apostar por sanidad animal
 
El Gobierno autonómico realiza esta inversión, dada la relevancia del sector ganadero en Castilla y León, que cuenta con 1.100.000 cabezas de vacuno de carne, 100.000 de vacuno de leche y 3.259.186 de ovino, por lo que ocupa las primeras posiciones de España en censo. También resultan destacables los niveles productivos, pues Castilla y León se sitúa como la segunda Comunidad española productora de leche de vaca, con el 13 % del total nacional y la primera en el caso de la leche de oveja, con el 75%.
 
Desde la Junta de Castilla y León, se viene realizando un esfuerzo presupuestario en la mejora de la sanidad animal de la cabaña ganadera porque es garantía de la salud pública, al evitar la transmisión de enfermedades entre los animales y el hombre, y porque tener un estatus sanitario adecuado permite reducir los análisis a los animales y facilita su comercialización.
 
La apuesta por la sanidad animal ha permitido reducir el índice de prevalencia en tuberculosis bovina, del 4,16% en el año 2007 al 2,57% de la actualidad. En cuanto a brucelosis bovina se ha pasado del 1,44% de prevalencia en 2007 al 0,34% actual, situándose la Comunidad cerca de considerar erradicada la enfermedad. En cuanto a la sanidad ovina y caprina, Castilla y León es, desde el pasado 5 de marzo de 2013, Región Libre de Brucelosis ovina/caprina.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído