Las mujeres representan un tercio de los beneficiarios de las ayudas para la incorporación de jóvenes al campo

Un total de 558 mujeres ha accedido a las subvenciones, que han llegado a 1.652 jóvenes pero la Junta de Castilla y León pretende alcanzar la cifra de 3.500 incorporaciones

1 Comentarios

 Agricultoras trabajando en un campo
Agricultoras trabajando en un campo

Las mujeres representan un tercio de las personas beneficiarias de las convocatorias resueltas por la Junta de Castilla y León para la incorporación de los jóvenes al campo en lo que va de legislatura. En concreto, han sido 558 las mujeres que se han beneficiado de unas ayudas desarrolladas por la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural del Gobierno autonómico y que han llegado, hasta el momento, a un total de 1.652 jóvenes.

De esta manera, se cumple con el objetivo expuesto por el Ejecutivo autonómico al principio de la legislatura de conseguir que, al menos, un 30 por ciento de las incorporaciones de jóvenes a la actividad agraria estuvieran lideradas por mujeres, superando incluso el objetivo en casi cuatro puntos porcentuales.

Y es que las 558 beneficiarias de las dos últimas convocatorias resueltas por la Junta suponen, exactamente, el 33,77 por ciento del total de adjudicatarios de estas ayudas. El importe destinado a las mismas ha supuesto un desembolso de 90,2 millones de euros, y el Gobierno autonómico mantendrá las ayudas, ahora bajo el paraguas del Plan Agricultura y Ganadería Joven, para duplicar el número de beneficiarios hasta llegar a los 3.500.

No obstante, la incorporación de los jóvenes a la actividad agraria y la modernización de las explotaciones son “elementos clave para garantizar el relevo generacional en el sector agrario y avanzar en la competitividad” del campo castellano y leonés, como señala el director general de Competitividad de la Industria Agroalimentaria y de la Empresa Agraria de la Junta, Indalecio Escudero, revelando que, en ese sentido, el Gobierno autonómico va “en muy buena dirección” porque, por el momento, los jóvenes de la Comunidad “se incorporan al campo en un porcentaje mayor que la media nacional”.

Y todo ello a pesar de haber coincidido la primera mitad de la legislatura con el año marcado por la COVID-19. Una situación frente a la que, sin embargo, los jóvenes se siguen presentando a las convocatorias y haciendo cursos de incorporación a la empresa agraria gracias a los cambios realizados desde la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural para articular los exámenes ‘online’, al igual que la inscripción en las convocatorias de estas ayudas para la incorporación de los jóvenes de Castilla y León al campo.

Grupos de Acción Local y explotaciones agrarias compartidas

Sin embargo, tal y como relata Indalecio Escudero a Ical, la Junta trabaja en “muchas otras líneas” para conseguir esa incorporación de jóvenes y mujeres al campo de Castilla y León como son las ayudas Leader, englobadas dentro del Programa de Desarrollo Rural de la Comunidad, para el emprendimiento y la consolidación mediante los Grupos de Acción Local.

Y es que, para el Gobierno autonómico, los Grupos de Acción Local son “44 extensiones que tiene la Junta por todo el territorio para colaborar en la gestión de estas ayudas al emprendimiento”. No obstante, en estos dos primeros años de legislatura “los datos son muy buenos”, tras la firma de 1.200 proyectos a través de los Grupos de Acción Local con los que “se han generado más de 780 nuevos puestos de trabajo y se han mantenido más de 4.500 empleos en el medio rural”, con un “elevado porcentaje” de mujeres en ellos como “grandes emprendedoras”.

De hecho, en los últimos meses, y dentro de la Estrategia de Emprendimiento de la Mujer Rural, se ha firmado con los Grupos de Acción Local un convenio para “potenciar aún más el emprendimiento de la mujer en el medio rural” a través de una subvención de cuatro millones de euros con los que se implementarán “diferentes medidas para su formación, emprendimiento y la consolidación de sus negocios”, constituyéndose la red PAME (Puntos de Apoyo a la Mujer Emprendedora) para conseguir estos fines.

A todo ello hay que unir, además, la apuesta de la Junta por las explotaciones agrarias compartidas. Un reto por el que, al inicio de la legislatura, se pretendían alcanzar las 300 titularidades compartidas, multiplicando “por seis” los niveles conseguidos en 2015, para hacer que Castilla y León liderara esa figura en España. 

Pero no solo se ha cumplido el objetivo, sino que se ha superado “ampliamente” al alcanzar las 375 titularidades compartidas. Una línea que la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural pretende seguir, con una dotación económica de 5.000 euros, para “reconocer la labor de la mujer en el mundo agrario”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído