El nuevo reglamento de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Lechazo de Castilla y León está pendiente de un recurso judicial en contra de la inclusión de la raza assaf y de sus cruces. El presidente de la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Ovino de Raza Churra (Anche), Eduardo Páramo, ha explicado que el pasado febrero la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León estimó un recurso.

El recurso lo presentaron Anche, la Asociación Española de Criadores de Ganado Ovino Selecto de Raza Castellana y la Federación Española de Asociaciones de Ganado Selecto.

De este modo, se suspendía la aplicación de una disposición transitoria relativa a la modificación del nuevo reglamento.

Eduardo Páramo ha indicado que la raza assaf no es originaria de Castilla y León, sino de Israel, y no solo está presente en esta Comunidad, sino en gran parte de España.

Además, la calidad de la carne de razas autóctonas como la churra es muy superior, como demuestran estudios científicos, ha añadido.

Posteriormente, en marzo se celebró un juicio, en este caso sobre el reglamento en sí, no específicamente contra esa aplicación transitoria, sobre el que se está a la espera de la decisión del Tribunal, además de que también tendrá que pronunciarse la Unión Europea.

Páramo ha señalado que los recurrentes no se oponen a la ampliación del territorio amparado por esta figura de calidad, sino "todo lo contrario", porque la reclamaban desde hace tiempo.

El pasado febrero el Boletín Oficial de Castilla y León publicó el nuevo reglamento de la Indicación Geográfica Protegida Lechazo de Castilla y León, que unifica en una sola figura de calidad las dos existentes, además de incluir a más zonas de producción y a la raza assaf y sus cruces con la castellana, churra u ojalada.

En Castilla y León habían convivido dos figuras de calidad en carne de lechazo, la IGP Lechazo de Castilla y León y la Marca Colectiva Lechazo de la Meseta Castellano Leonesa.

La IGP amparaba exclusivamente lechazos de raza de ovino castellana, churra y ojalada obtenidos en zonas de menos de mil metros de altitud de Castilla y León, lo que coincide con la zona de producción cerealista.

La Marca Colectiva protegía los lechazos de prácticamente todas las razas presentes en la Comunidad y su ámbito geográfico abarcaba toda la región.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído