La polémica del consumo de carne agota la paciencia del campo salmantino: "No sé cómo pueden soltar esas paridas"

Emilio Ortega, ganadero de Santa Olalla de Yeltes, considera que la recomendación del ministro Garzón pone en peligro a todo el sector primario

Emilio Ortega junto a una de las vacas que presentará en Salamanq. Foto: SALAMANCA24HORAS
Emilio Ortega junto a una de las vacas que presentará en Salamanq. Foto: SALAMANCA24HORAS

Dadona y Canela son dos vacas de raza charolesa de la explotación dirigida por Emilio Ortega en la localidad salmantina de Santa Olalla de Yeltes. Se trata de dos ejemplares imponentes de más de una tonelada de peso. Ambas participarán este próximo septiembre en Salamaq, la feria de ganado que organiza la Diputación de Salamanca, donde algunas de sus hermanas ya han sido galardonadas por el jurado en anteriores ediciones.

A estas alturas, Emilio estaría preparando a sus animales para que luzcan rozagantes en su estreno en el certamen y compartiendo sus predicciones con otros productores locales. Sin embargo, estos últimos días ha habido un tema que lo ha copado todo entre los criadores de animalers locales: el famoso tuit del ministro Garzón. “No sé cómo le pueden dejar soltar esas paridas”, afirma rotundamente este ganadero dedicado a la producción de vacuno selecto.

Y es que este miércoles se cumple una semana del tuit que publicó Alberto Garzón, ministro Consumo, animando a reducir el consumo de carne entre los españoles. Una recomendación que fundamentó en el impacto medioambiental que tiene la producción ganadera, a la cual se le atribuye un 14,5% de las emisiones de gases de efecto invernadero mundiales, y las consecuencias que tienen para la salud un exceso consumo de este tipo de alimentos, hasta un 20% de las muertes prematuras están asociadas a dietas con excesiva presencia de carne animal.

Las reacciones no se hicieron esperar y en cuestión de horas la polémica saltó de las redes al ámbito político. El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, desautorizó al titular de Consumo con el siguiente chascarrillo: “A mí, donde me pongan un chuletón al punto, eso es imbatible”. Otros ministros del PSOE, entre ellos Luis Planas, responsable de Agricultura, Pesca y Alimentación, también reprobó abiertamente la campaña lanzada por su compañero de Gobierno.

Lo cierto, es que más allá del ruido mediático, la campaña #MenosCarneMásVida no ha sentado nada bien entre los ganaderos españoles, tampoco entre los productores de carne salmantinos, los cuales se sienten directamente atacados. No ven en la recomendación de Consumo un simple consejo de salud, sino que opinan que el Ejecutivo, con esta iniciativa, les da la espalda y boicotea su labor.
 

“Cada cierto tiempo nos vienen con un nuevo ataque al sector”, lamenta con cierta resignación Emilio Ortega. El sentir del ganadero oscila entre la incredulidad y la indignación. No comprende con qué objetivo se lanza esta campaña desde el Gobierno de “un país productor de carne como es España”. ¿Ecologismo? Lo duda mucho, más bien apunta a un movimiento de carácter político que busca “arañar votos de una corriente creciente como es la de la lucha contra el cambio climático”. Asimismo, considera que el pato lo acaban pagando pequeños productores como los de Salamanca: “Lo tienen fácil, en las grandes ciudades hay mucha más gente que en el campo; aquí quedamos cuatro, y menos que vamos a quedar, interesa más hablar para los que no viven de esto, para aquellos que no conocen nuestra realidad”.

El sector primario en Castilla y León supone un 9,2% del PIB de Castilla y León, la cuarta región en la que más peso tiene en la economía. La agricultura y la ganadería crean, en términos relativos, más empleo en Castilla y León que en ninguna otra comunidad. En un territorio donde la despoblación produce estragos y las oportunidades de empleo son muy reducidas ante la ausencia de una industria fuerte, la recomendación de consumir menos carne se ha interpretado como un misil a la línea de flotación de la economía de los más de 49.000 empleos directos que crea el sector primario.

“Yo no sé si los estudios que presenta el señor ministro están contrastados o no, pero solo este tipo de declaraciones ya nos hace un daño inmenso a la ganadería, ya que estamos fomentando que la gente deje de consumir carne”, critica con vehemencia Emilio Ortega.

Aunar prosperidad, beneficio económico, empleo y un sistema respetuoso al máximo con el medioambiente es aquí la cuestión fundamental, sin embargo parece imposible que se establezca un equilibro que satisfaga a todas las partes. “Personalmente estoy muy enfadado con el Gobierno, nos están machacando por los cuatro costados”, precisa este ganadero de Santa Olalla de Yeltes.

Ganadería de vacas de raza charolesa en Santa Olalla de Yeltes (2)
Ganadería de vacas de raza charolesa en Santa Olalla de Yeltes (2)

15.000 litros de agua para producir un kilo de carne

Uno de los datos más impactantes que esgrimen los defensores de la necesidad de reducir el consumo de carne es el de que se necesitan hasta 15.000 litros de agua para producir un kilo de carne de vaca. “El agua que beben los animales, la necesaria para producir pienso, para transportar la carne o para envasarla, contribuye a acabar con las reservas de nuestro planeta”, detallaba el ministro Garzón en los famosos tuits de la polémica.

“Me parece una soberana ridiculez, me gustaría que alguien de peso contraste esa información y realice un estudio correcto”, rechaza Ortega. “¿Cuántos litros son necesarios para producir otros productos, como una lechuga o un pantalón vaquero? Sin embargo, no decimos que se deje de consumir vegetales o la gente se deje de vestir, yo tampoco lo diré”, afirma el ganadero.

Y es que Emilio quiere señalar que una reducción en nuestros hábitos de consumo podría ser beneficioso para el planeta, pero también supondrían una pérdida en la calidad de vida que tantos años ha costado alcanzar: “Creo que la cadena funciona bien. Yo tengo una ganadería en extensivo, eso está mejor visto desde el punto de vista ecológico, pero también es necesaria la ganadería en intensivo y estabulada para tener carne o leche todos los días, por ejemplo”.

Si bien es cierto que algunas organizaciones ecologistas, como Greenpeace, insisten en que las emisiones de efecto invernadero han aumentado un 10% desde 1990, este ganadero de cría selecta apunta hacia otro lado: “La pandemia nos demostró una cosa y es que las emisiones de CO2 bajaron cuando se paró todo, en cambio teníamos los mismos animales”.

Acierta Ortega al señalar que las emisiones de CO2 bajaron, hasta un 7% en 2020 de acuerdo con algunos estudios, pero el problema es que este parón no es suficiente para frenar el CO2, ya que su acumulación en la atmósfera depende del total de emisiones que se han ido concentrando en la atmósfera hasta este momento, según explica Emilio Cuevas, director del Centro de Investigación de Izaña de la Aemet, en El Confidencial.

Ganadería de vacas de raza charolesa en Santa Olalla de Yeltes (9)
Ganadería de vacas de raza charolesa en Santa Olalla de Yeltes (9)

La importancia del sector primario en la lucha contra la despoblación

Un menor consumo de carne redundaría en una menor demanda de la misma. Esto, según este productor salmantino, supondría que muchas explotaciones dejarían de ser viables y eso tendría un efecto directo en el mundo rural, tan dependiente económicamente del sector primario. “Ahora mismo los costes de producción se han incrementado un 25%, principalmente debido al aumento del precio del pienso; cada vez es más complicado vivir de esto y este tipo de políticas, como las del ministro Garzón, podrían ser la puntilla. Cada vez somos menos y si la ganadería y la agricultura dejan de ser rentables estos territorios quedarán despoblados en tan solo una década”.

“Ahora se habla mucho de repoblar la España vaciada, ¿y cuál es el plan? ¿Echarnos a todos para venir a teletrabajar? Lo que funciona en el campo es la ganadería y la agricultura, hasta ahora ha sido más o menos rentable, pero con estas gilipolleces tengo dudas de que vaya a seguir siéndolo”, resume agriamente Emilio Ortega.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído