Después de un 2011 ruinoso con precios que en muchos casos no cubrieron ni los costes de producción, los cultivadores de patatas de Castilla y León pueden respirar este año tranquilos, dado que las previsiones, a pocos días de comenzar el arranque, son positivas con unos precios que oscilan entre los 19 y los 23 céntimos y con unas producciones uniformes en todas las provincias.

 
Esta fue una de las principales conclusiones de la Mesa de la Patata celebrada ayer en la Consejería de Agricultura de la Junta y presidida por el director general de Industrias Agrarias y Modernización de Explotaciones, Jorge Morro, que indicó que después de un año 2011 con un exceso de producción que provocó una caída de los precios, esta campaña la superficie sembrada se ha reducido en un 15 por ciento, para quedar por debajo de las 20.000 hectáreas, mientras que el recorte a nivel nacional ha sido del 5 por ciento.

Este descenso supera a la media nacional, donde la caída es del cinco por ciento, con lo que se compensa, a juicio de Morro, la "sobreproducción" de la pasada campaña, en la que los precios cayeron hasta ser "la tercera parte" de los de hoy, según ha subrayado el presidente de Asaja Valladolid, Lino Rodríguez, mientras que Julio López, de la Unión por la Unidad del Campo, ha estimado la cosecha 2012 en 800.000 toneladas.

 
La menor importación de patata procedente de Francia es, según explicó el director general de Industrias Agrarias, otra razón que lleva al optimismo en este inicio de campaña, que se debe venir marcado por la normalidad y por los arranques de forma escalonada para atender la demanda.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído