En España, se registraron 17.107 siniestros en 75.576 parcelas con 119.002 hectáreas, que supusieron indemnizaciones para los productores de 40,7 millones, la mayor parte en Castilla-La Mancha, donde alcanzaron los 27,6 millones.

Los daños causados por la inestabilidad meteorológica en el cultivo de uva de vino generaron una siniestralidad acumulada correspondiente a últimas tres cosechas que se eleva a casi 100 millones de euros en España. De esta manera, durante 2010 una climáticas que generaron más siniestralidad en comunidades como Castilla y León, Castilla-La Mancha, Navarra y La Rioja, entre otras. La cosecha 2009 se vio especialmente afectada por el riesgo de pedrisco que dañó cosechas de importantes Denominaciones de Origen, especialmente de La Rioja.

Para la cosecha 2012 el Seguro con Coberturas Crecientes para Explotaciones Vitícolas en Península y Baleares introduce importantes novedades entre las que destacan una mayor claridad para el viticultor y la unificación de todas las líneas de seguro que daban cobertura a este cultivo en una única que ofrece una amplia gama de garantías organizadas en cuatro módulos, entre los que el viticultor deberá escoger el que más se adapte a las necesidades de su explotación.

Dichos módulos ofrecen la posibilidad de contratar desde coberturas más básicas para daños catastróficos a nivel de explotación (módulo 1); hasta niveles de cobertura para prácticamente todos los riesgos por parcela, (módulo 3). Este nuevo seguro cubre tanto los daños en la producción como en las plantaciones e instalaciones de conducción del cultivo, ocasionados por riesgos como el pedrisco, helada, marchitez fisiológica en la variedad bobal, riesgos excepcionales y adversidades climáticas.

El plazo para la suscripción de los módulos de este seguro se extiende hasta el 29 de diciembre.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído