La Alianza por la Unidad del Campo, conformada por UPA-COAG, denuncia que se haya dejado a Castilla y León fuera de las actuaciones del nuevo grupo de 275 guardias civiles (que componen el equipo ROCA) para vigilar la oleada de robos en el medio rural. Consideran, desde la organización, “que se da un nuevo agravio comparativo de nuestra región y que el Gobierno vuelve a considerar a los agricultores y ganaderos de Castilla y León como ciudadanos de tercera.
 
En este sentido, la organización agraria profesional ha pedido una reunión al Delegado del Gobierno en la que reclamarán que, ante la avalancha de robos en el medio rural, el insuficiente número de efectivos de la Guardia Civil en los pueblos y la imposibilidad de que sean suficientemente efectivas las rondas nocturnas de los agricultores, ponga en marcha la instalación de cámaras de vigilancia y alarmas.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído