El próximo domingo, día 31 de mayo, se celebra el Día Mundial sin Tabaco, una fecha fijada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el fin de divulgar los riesgos para la salud que conlleva fumar y promover medidas que ayuden a reducir el tabaquismo.

El servicio de deshabituación tabáquica de Zamora ha atendido 58 nuevos pacientes que han iniciado el tratamiento para dejar de fumar desde el mes de enero y hasta mediados de mayo de 2015, además de realizar 146 revisiones en este periodo. Durante el año 2014 se realizaron 485 consultas en este servicio del Complejo Asistencial de Zamora que presta su ayuda para abandonar el consumo de tabaco.

La Unidad de Tabaquismo de Zamora, cuyos responsables pertenecen al Servicio de Medicina Interna y a la Sección de Neumología, ha tratado a más de 1.700 pacientes desde que en el año 2005 el Sistema Regional de Salud la incluyera dentro de su cartera de servicios, una oferta de acciones de deshabituación tabáquica para todos aquellos ciudadanos que quieran dejar este hábito. La consulta a este servicio se facilita desde los centros de atención primaria, a través de la figura del médico de cabecera, y también mediante interconsulta realizada por los facultativos de las especialidades hospitalarias.

El protocolo de deshabituación para las personas que desean dejar de fumar se adecua a las características de cada persona, pudiendo requerir o no tratamiento farmacológico en función del grado de dependencia nicotínica, pero incluyendo siempre el apoyo psicológico del profesional sanitario y el seguimiento del paciente para evitar recaídas. Asimismo, este servicio se completa con la existencia de una guía práctica para dejar de fumar, a la que se puede acceder a través del Portal de Salud de Castilla y León mediante el enlace ?Guía práctica para dejar de fumar CyL?.

Fumar está directamente relacionado con el desarrollo de procesos cancerígenos de muy diversa índole y con la mortalidad a ellos asociada, generalmente elevada, además de con otras enfermedades cardíacas y respiratorias que no sólo ocupan los puestos más altos en cuanto a causas de muerte en España y en los países de su entorno, sino que menoscaban muy seriamente la calidad de vida de las personas que las sufren.

Por ello, el tabaquismo es uno de los principales problemas de salud pública en las sociedades avanzadas, siendo además una gran carga asistencial en los servicios sanitarios, con el importante coste económico que conlleva y que afecta a la sostenibilidad del sistema sanitario público.

Desde la responsabilidad sanitaria, cualquier medida que reduzca la incidencia del tabaquismo y permita limitar conductas que favorezcan la acción social de fumar no puede ser más que apoyada, en beneficio del conjunto de la sociedad y de cada uno de los ciudadanos y su salud. 
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído