O sea, para cada plaza de agente hay 164 aspirantes, según la relación provisional de admitidos y excluidos publicada en el Boletín Oficial del Estado. De las 140 plazas, 14 están reservadas para profesionales de tropa y marinería.
 
De las 23.015 solicitudes presentadas se han rechazado 558 por no reunir los requisitos o por defectos en la presentación, si bien puede recurrirse porque se trata de una relación de admitidos provisional.
 
La fase de oposición constará de tres pruebas de carácter eliminatorio: la primera de ellas es la física, que se celebra en la a Escuela Nacional de Policía de Ávila, y en Las Palmas de Gran Canaria y Palma de Mallorca.
 
La segunda prueba podrá realizarse en A Coruña, Ávila, Granada, Las Palmas de Gran Canaria, Palma de Mallorca, Sevilla, Valencia y Zaragoza. Quienes superen la fase de oposición serán nombrados policías-alumnos, lo que supondrá su incorporación a la Escuela Nacional de Policía de la División de Formación y Perfeccionamiento durante un curso académico.
 
Tras este período de formación tiene lugar el período de prácticas en comisaria antes de recibir el título de agentes del Cuerpo Nacional de Policía.
 
La convocatoria de 140 plazas realizada por el Ministerio del Interior cumple la tasa de reposición del diez por ciento comprometida por el Gobierno. La cifra contrasta con las  convocatorias de entre 2005 y 2007, que ofertaron 5.500 plazas anuales, las 5.000 plazas de 2008 o las 4.200 de 2002 y 2004.
 
El número de aspirantes es superior a la última convocatoria, cuando eran más de 20.000 los que concurrieron para 153 plazas, con lo que había una para 153, y fue la primera ocasión en que la Escuela Nacional de Policía acogió las pruebas físicas.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído