En una comparecencia pública y después de entregar a los diferentes grupos políticos el documento básico de ingresos y gastos que determinará la elaboración del presupuesto, el alcalde ha señalado que el presupuesto se marcará como objetivos atender las necesidades más prioritarias de la ciudad, al tiempo que se ha mostrado moderadamente optimista a la hora de llegar a acuerdos con los diferentes grupos políticos para sacar adelante las cuentas municipales antes de que concluya este año.

No obstante, ha reconocido que no será fácil cuadrar estas cuentas debido a la bajada de impuestos que redundará en menores ingresos para el Ayuntamiento.

Esta disminución de ingresos por la bajada de impuestos y tasas municipales tales como el IBI, oscilará entre 7 y 8 millones de euros. El regidor burgalés ha aseverado que la mayor parte del presupuesto está tasado y sus partidas muy regladas por lo que apenas queda lugar a la improvisación, ya que "el presupuesto es el que es, sota, caballo y rey" ha apostillado el alcalde.

Una vez que los grupos políticos de la oposición tienen en su poder este documento, durante los próximos días se producirán varias reuniones con el fin de llegar a un acuerdo para aprobar este presupuesto en el Pleno del mes de diciembre, que es lo que sería lo deseable, según el alcalde.

El regidor ha manifestado que en caso de que no se llegara a un consenso para aprobar los presupuestos del 2016, se debería funcionar con los presupuestos prorrogados, algo que no sería grave, pero tampoco sería deseable. De hecho, ha recordado que otras ciudades han funcionado con presupuestos prorrogados, si bien es un escenario que no es el más conveniente para que la ciudad avance. En este sentido, ha señalado que harán todo lo posible para aprobarlos.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído