El pasado mes de julio, la Asamblea Vecinal Zamora (AVZ) trasladó al nuevo equipo de gobierno la necesidad de ?urgente mejora? del servicio de autobuses urbanos en la capital. Los últimos cambios producidos en el transporte urbano en Zamora datan del 2013. Hace dos años la capital era testigo de la llegada de la nueva flota de vehículos que recorrería las calles de la ciudad.

Los nuevos autobuses, más modernos y cómodos, no fueron la única novedad del servicio. Las líneas fueron ajustadas y ampliadas atendiendo a las necesidades de los usuarios. Además, entró en vigor un nuevo servicio de bono bus y las marquesinas informatizadas se colocaron en las paradas más utilizadas.

Han pasado solo dos años de este lavado de cara del servicio y las quejas siguen a pie de calle. En el escrito que trasladó al Ayuntamiento, la AVZ  exponía quejas referentes a los vehículos ?Otokar?, el servicio SAE, los problemas de la línea 3, el mal uso de las cámaras, la demora en la entrega de las tarjetas bonificadas y exigía un cambio en las rutas establecidas. Los vehículos ?Otokar? presentan un tamaño reducido y una única salida, aspectos que provocan atascos. El servicio SAE es la gran asignatura pendiente del servicio de la capital, las horas que aparecen en las marquesinas no se corresponden con el tiempo real de llegada de los autobuses y muchos de los vehículos no cuentan con sistema GPS.

El descontento transmitido por la asociación vecinal coincide con la opinión generalizada de los usuarios y se suma a multitud de quejas de los ciudadanos que utilizan el autobús urbano a diario. ?Carece de lógica total la utilización de las pantallas en la marquesinas si el tiempo no corresponde. Se trata de un servicio pagado por todos y qué mínimo que funcione?, subrayaba una ciudadana que esperaba el autobús de la línea uno en la parada de la Puerta de la Feria.

Otro matiz que provoca controversia es la aplicación ?Acércame? que se puso en funcionamiento en 2013. Esta aplicación permite que los usuarios puedan comprobar desde su smartphone las horas de llegada de los autobuses. ?Es una aplicación muy útil y cómoda, si funcionase bien, claro?, opinaba uno de los usuarios de este servicio.

Pero no solo la desorientación horaria suscita el enfado de los zamoranos, la escasez de paradas y de tránsito de autobuses en algunos barrios pone en entredicho la eficacia del servicio de transporte urbano. ?Parece que nadie se acuerda de la gente mayor que vivimos en el Casco Antiguo. Claro que sabemos que es una zona de acceso complicado, pero podrían darnos alguna solución, somos muchos los que tenemos movilidad reducida y no podemos andar grandes distancias. La ausencia de transporte urbano en la zona nos convierte en personas más dependientes?, manifestaba un vecino del Casco Antiguo quejoso de que la parada más próxima la encontraba en la Plaza Sagasta.

Ante toda esta problemática, el Gobierno Local accedió a reunirse con los representantes de AVZ para conseguir mejorar el servicio de autobuses urbanos. Hasta la fecha, dicha reunión no se ha llevado a cabo. Los usuarios esperan que se tomen en consideración todas las mejoras propuestas porque ?pese a las pequeñas dimensiones de la capital, es un servicio muy utilizado y con pequeños cambios se conseguirían grandes beneficios?.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído