Castilla y León evita la contaminación de 11.234 toneladas de aceites industriales usados en 2020

La mayor parte de las recogidas tuvo lugar en los talleres mecánicos, agricultura, comercio, hostelería, transporte o construcción

0 Comentarios

Cambio de aceite taller
Cambio de aceite taller

L getsuión del aceite usado en Castilla y León no paró en 2020 con la crisis del coronavirus. Declarada actividad esencial, el sistema encargado de la recuperación de este residuo peligroso en España, SIGAUS, llevó a cabo 9.266 operaciones de recogida de aceite usado en 996 municipios castellanoleoneses, en los que se atendió a 4.854 establecimientos, cerca de la mitad talleres mecánicos. Esta gestión evitó la emisión de 5.771 t de CO₂ y ahorró la utilización de 2 millones de barriles de petróleo, siguiendo así con la hoja de ruta marcada para lograr una economía más circular, en la que los residuos se convierten en recursos.

Los aceites usados procedentes de los vehículos o la maquinaria son un residuo peligroso y con un elevado potencial de impacto ambiental. 

En 2020 SIGAUS garantizó el cumplimiento legal y la protección de nuestro entorno con la recuperación de 11.234 toneladas brutas de aceites usados en Castilla y León. Esta cantidad incluye el volumen de aceite usado neto finalmente tratado, 9.228 toneladas, y ciertas cantidades de impropios, como agua o sedimentos, que suponen el 18% del total, y que han de separarse durante el tratamiento.

El 45% de los establecimientos en los que se realizó el servicio de recogida fueron talleres mecánicos (2.180 talleres).

En 2020 SIGAUS recogió en todo tipo de talleres: marquistas, multimarca, independientes, multiservicios, especializados, autocentros, mecánica rápida, vehículos industriales o lavado y engrase. Sin embargo, la industria (830 instalaciones atendidas) fue la actividad de mayor generación de aceite usado en Castilla y León, con 4.346 toneladas generadas, que suponen el 39% del volumen total recuperado en esta comunidad autónoma.

Un gran número de recogidas tuvo lugar en una amplia variedad de actividades, como la agricultura, el comercio, la hostelería, el transporte o la construcción, así como relacionadas con la Administración pública, las fuerzas armadas, presas, parques eólicos, empresas de alquiler de vehículos o autoescuelas, entre otras, que sumaron 1.844 establecimientos.

Recogida en zonas de especial vulnerabilidad ambiental

El aceite industrial usado es uno de los residuos peligrosos que se generan en mayor cantidad. Por su toxicidad y su escasa biodegradabilidad puede tener importantes efectos sobre la salud y el medio ambiente. Su vertido provoca graves problemas de contaminación y su combustión incontrolada conlleva la emisión a la atmósfera de gases tóxicos (con cloro, plomo…). Es, además, especialmente dañino en el medio acuático: tan solo un litro de aceite industrial usado puede llegar a contaminar hasta un millón de litros de agua.

Desde el punto de vista ambiental, la recuperación de este residuo peligroso tiene un importante valor añadido en zonas alejadas, principalmente rurales, donde se encuentran la mayoría de espacios naturales protegidos y recursos hídricos, y donde habitan una parte importante de la flora y fauna protegidas.

En concreto, SIGAUS recogió 634 toneladas en el entorno de 27 espacios protegidos en Castilla y León, incluyendo Parques y Reservas Naturales, Reservas de la Biosfera, Zonas Ramsar y otras áreas de especial protección. Un ejemplo de ello, es la recogida de 128 toneladas de aceites usados en la Reserva de la Biosfera de Transfronteriza Meseta Ibérica o de 7 toneladas en el Parque Natural de las Hoces del Alto Ebro y Rudrón.

Por su parte, en el entorno de recursos hídricos (ríos, lagos, embalses y zonas sensibles a la eutrofización) se evitó el potencial contaminante de 539 toneladas de aceites usados (siendo en algunos casos puntos de generación coincidentes con espacios protegidos).  

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído