Los zamoranos siguen demostrando día tras días la avidez que existe porque la Semana de Pasión sea una realidad en las calles de la capital. La prueba, la presencia de ciudadanos cada vez más amplia en los diferentes actos que se desarrollan en la ciudad y que son preparatorios para esta semana grande en Zamora.

Así, dentro de este ramillete de actividades, este sábado se celebraba el traslado de Cristo Muerto a la iglesia de San Esteban. Un traslado que realiza la Real Cofradía del Santo Entierro para que el Viernes Santo la imagen pueda salir a procesionar por las calles desde el templo de inicio del desfile.

Antes del traslado del Cristo Muerto, del imaginero sevillano Luis Álvarez Duarte, se celebró la misa por los hermanos difuntos de la cofradía. Tras la eucaristía, los dirigentes de la Real Cofradía del Santo Entierro impusieron las medallas a los nuevos hermanos que este año desfilarán por vez primera. En total, se impusieron 140 medallones a mujeres y hombres de diferentes edades; incluidos varios niños pequeños que se llevaron todas las miradas de los asistentes.

Al acabar toda la ceremonia en la Seo, comenzó el traslado del Cristo Muerto a hombros de los mayordomos, con el ritmo de fondo de la Banda Ciudad de Zamora y con la escolta de muchos zamoranos deseosos de que arranque de manera oficial la Semana Santa.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído