Los edificios tratados contra los problemas de humedad estructural en Castilla y León durante 2013 crecieron casi un 40% con respecto al año anterior. Las viviendas unifamiliares y las dependencias integradas en las comunidades de vecinos fueron las construcciones que más tratamientos antihumedad recibieron durante este período. Así lo ha determinado el II Observatorio de Humedades elaborado por Murprotec por segundo año consecutivo con los datos recogidos por las delegaciones de la compañía en todo el territorio nacional.

En el caso de Castilla y León, los problemas de humedad derivados por la capilaridad fueron los más reparados por la empresa líder y pionera en Europa en el tratamiento antihumedad. Esta patología surge porque el agua de la tierra sobre la que está construido el edificio sube imparable a través de los de los cimientos y muros deficientemente aislados. Las consecuencias más comunes de la humedad por capilaridad vienen dadas por la caída de la pintura y el deterioro del revestimiento de las paredes, las corrientes de aire fría entre habitaciones que traen consigo el considerable aumento en el gasto de calefacción y daños en el parqué y demás estructuras de madera, así como en la instalación eléctrica.

 

A pesar de que el número de obras puestas en marcha en la comunidad creció considerablemente con respecto a 2012, la comunidad castellanoleonesa se mantiene por segundo año entre las cinco regiones españolas con más patologías relacionadas con la humedad estructural. Los tratamientos llevados a cabo en Castilla y León durante 2013 supusieron el 10% de las reparaciones realizadas por Murprotec en el conjunto de España. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído