Teniendo en cuenta la cercanía de Toro con la capital zamorana y su conexión mediante la A-11 que hace que ambos núcleos de población estén unidos por tan solo veinte minutos de trayecto, la decisión de que la ciudad toresana albergue las Edades del Hombre traerá beneficios para la capital, y a su vez para toda la provincia.

De hecho, si se extrapolan los datos de la última edición de Las Edades del Hombre finalizada, que fue la de 2013 en Aranda de Duero (ya que la actual se encuentra todavía en curso), los datos sobre el impacto que tuvo la muestra en Burgos capital son sintomáticos.

Así, con los datos disponibles, si se compara el periodo mayo-septiembre de 2014, tiempo en el que transcurrió ?Eucharistia? en Aranda de Duero, con el mismo periodo del año anterior, los viajeros aumentaron en Burgos en 49.504 personas y las pernoctaciones registradas fueron 84.715 más. Además, una pequeña muestra de que el beneficio también será para la provincia es que en cuanto a las cifras de turismo rural, durante esos meses de 2014, la provincia de Burgos registró un aumento del 20,7 % en el número de viajeros y del 21 % en el de pernoctaciones, respecto al mismo periodo del año pasado.

A todos estos datos del aumento notable de visitantes, pernoctaciones y por lo tanto ingresos para toda la zona, hay que unirle la llegada del AVE a Zamora. Esta infraestructura deberá potenciarse para que el número de turistas sea aún más numeroso. Máxime teniendo en cuenta que según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, uno de cada cuatro visitantes proceden de la Comunidad de Madrid; una comunidad que con la llegada del AVE está a poco más de una hora de Zamora.

La mejora en las comunicaciones, unido a una previsible mejoría económica con respecto a los años precedentes, deberían hacer de las Edades del Hombre 2016 una de las más visitadas de la última década.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído