Miss Pachamama, el proyecto que visibiliza la cantidad de basura que tiramos en España, llega a Zamora

Rafael Sanchís comenzó en julio un reto que le llevará por toda España para recoger la basura que el ser humano deja en los entornos naturales, especialmente el plástico que tarde o temprano llegará al mar. Durante estos días recorre la provincia de Zamora y tras pasar por Salamanca tomará rumbo a Madrid para alcanzar el ecuador del reto donde sumará 2.500 kilómetros

1 Comentarios

 2022261
2022261

Tiene 27 años, es de Valencia, estudió Administración y Dirección de Empresas y su vida laboral ha ido orientada al marketing. Pero desde hace dos meses y medio su principal aspiración consiste en concienciar a la ciudadanía de toda España de la necesidad de reducir la cantidad de basura, especialmente plástico, que genera el ser humano en su día a día. Y yendo más allá, los elementos que las personas abandonan de manera intencionada o por simple rutina en lugares naturales como lagos, playas, parques o bosques, “porque al final, todo acaba en el mar”.

Hace más de dos meses que Rafa emprendió su particular vuelta a España (14 de julio). Adaptó la bicicleta que habitualmente usa para acudir al trabajo, le instaló un carro en la parte trasera y comenzó su aventura por toda la península. Pese a su juventud, es de espíritu salvaje y atraído por todo lo que esté rodeado de la palabra ‘aventura’. Desde muy pequeño ya se involucraba en las actividades de los ‘scouts’, práctica deportes como el buceo, el alpinismo, el kayak y cualquier actividad que le permita está en contacto con la naturaleza.

Una naturaleza a la que hace unos años vio especialmente herida en Ibiza. Rafa recuerda la chispa que le empujó a emprender esta aventura. Recibe a zamora24horas con bermudas y camiseta oscura de manga corta. El verano se está extendiendo y eso le está permitiendo gozar del buen tiempo en su complicado reto. Pelo muy corto y barba de unos días, pero bien definida. En una terraza de un establecimiento hostelero de la capital explica: “En una playa de Ibiza vi cómo un hombre alemán de unos cincuenta años estaba recogiendo basura, principalmente plásticos de una fiesta nocturna del día anterior, en la arena. Le pregunte qué hacía y me explicó que o recogíamos todo eso entre nosotros dos o todo eso si iría al mar. Horas después, cuando me puse a bucear en otra playa vi la gran cantidad de plástico que se acumulaba en el fondo del mar, cerca de la orilla y ahí pensé en comenzar este reto”.

Pachamama 1

Un reto que consiste en recorrer toda España con una bicicleta recogiendo la basura abandonada principalmente en espacios naturales. “No recojo en plena ciudad, porque para eso están los servicios de limpieza municipales”, reconoce, a la vez que desgrana cómo empezó todo: “Me tomé unos días para preparar la bicicleta con la que iba al trabajo. Precisamente en esos días había terminado el proyecto en el que trabajaba en la empresa y antes de buscar uno nuevo decidí embarcarme en esto. Compre un carro, lo adapté, diseñé la ruta y empecé a dar pedales”. En ese tiempo no ha tenido ningún problema con las fuerzas del orden y apenas recuerda una anécdota negativa en una noche en la que tuvo que cambiar de lugar para dormir por inseguridad.

Rafa está cerca de alcanzar el ecuador del reto. Después de recorrer el sureste español, el norte, el noroeste y entrar a Zamora por Puebla de Sanabria, donde pernoctó una jornada, y en el entorno del embalse del Esla, donde lo hizo una segunda noche, ahora pasará un par de días en la capital zamorana. “La máxima que tengo es no pagar por dormir en ningún sitio. Este reto lo hago sin ayuda económica así que duermo en una tienda de campaña, llevo el camping gas para hacer las cenas y comidas y utilizo el agua de las fuentes en pueblos y ciudades. Y en algunos sitios tengo conocidos o amigos de amigos, como es el caso de Zamora, y me dejan dormir en sus casas. Además, también recurro a aplicaciones en las que la gente ofrece sus casas a ciclistas que van en ruta. Incluso en las redes sociales (FacebookInstagram) donde plasmo este reto hay personas que se ofrecen para ayudarme. La gente es fantástica”, agradece este joven valenciano.

Tiene previsto pasar por Salamanca este domingo y a partir de ahí poner rumbo a Madrid donde habrá cumplido el ecuador del reto. Unos 2.500 kilómetros (ahora lleva 2.372). Será entonces, en la capital de España, cuando haga un parón de diez días para ordenar todo, recapitular, poner a punto la bicicleta, “incluso a lo mejor tengo que ir a un fisio” sonríe Rafa, que no esconde que ya tiene una importante carga en sus pierna y reconoce que no lleva un programa estricto en cuanto a etapas porque “pueden surgir muchos imprevistos” desde una dolencia física, hasta un problema técnico de la bicicleta “hasta que encuentres un grupo de personas con el que te merezca la pena convivir unos días” haciendo referencia a un grupo que conoció en Galicia y que le abrió las puertas de su casa de par en par. 

Pachamama 2

Rafa ha contado desde el principio con el apoyo de su familia, aunque advierte que al principio eran algo reacios por los riesgos que puede entrañar viajar por España de esta manera. “Algunos me han llegado a confundir con un vagabundo que vive de la basura porque recojo sobre todo plásticos. De hecho, en algún pueblo ha habido gente que me ha sacado plásticos de su casa para dármelos en forma de limosna”, comenta Rafa, que expone su forma de actuar: “Generalmente paro en lugares naturales y voy recogiendo el plástico, lo peso y cuando llego a puntos de reciclado lo deposito en el contenedor específico. Aunque también recojo vidrio y algunos elementos más que no deberían estar en entornos naturales”.

“Hablo todas las noches con mi familia y más allá de preocuparnos mutuamente de cómo estamos, lo que me hace más ilusión es que me digan que están reduciendo el consumo de plástico en casa”, apunta Rafa, que pide a la ciudadanía que poco a poco vaya cambiando sus hábitos de vida para que el uso del plástico sea cada vez menor. Eso sí, incide en que no es “un talibán del plástico” pero sí en que se debe ir encaminando la vida hacia un día a día más respetuoso con el entorno.

Aquel fondo del mar lleno de plásticos en su actividad de buceo le marcó y lo recuerda cada día. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído