Nada frena al oso goloso del Alto Sil

Los apicultores de Santa Cruz del Sil se topan con un oso que se sabe todas las trampas para llegar a las colmenas. Ha llegado a asaltar 6 veces unas colmenas, y con distintas medidas de protección.

 Nada frena al oso goloso del Alto Sil
Nada frena al oso goloso del Alto Sil

Desde la Asociación Berciana de Apicultores han informado de un ataque de oso a un colmenar de Santa Cruz del Sil, en el municipio de Páramo del Sil. Un ataque testarudo reiterado y ante el que, por ahora, no logran poner remedio. Por muchas dificultades que le pongan, al oso parece que se sirven de acicate.

Explican desde el colectivo que "en un primer momento, el colmenar se encontraba en un cortín de piedra realizado expresamente para evitar este tipo de ataques, aunque en este caso, no fue suficiente. Así entro 3 veces. Posteriormente los dueños instalaron un alambre de espinos alrededor del colmenar, cosa que tampoco freno al oso, entrando otras dos veces. Por ultimo, instalaron un pastor eléctrico, y el oso realizo un agujero por la parte inferior del pastor para entrar".

En total son 6 los ataques a un mismo colmenar, el cual constaba inicialmente de 30 colmenas y ahora practicante se han quedado sin ninguna tras todos estos ataques. A esto hay que añadir que la cosecha de este año sufrirá una pérdida total. Frente a estos sucesos la asociación reconoce que la Junta de Castilla y León indemniza a los apicultores "pero la propia Junta esta tardando mas de un año en hacer efectivos los pagos, siendo los propios apicultores los que tiene que adelantar una y otra vez el dinero para subsanar los destrozos causados por este animal". Por ello la Asociación Berciana de Apicultores apunta que "nos gustaría exigir celeridad a la Junta en este aspecto, ya que de poco sirve que abonen los destrozos cuando ha transcurrido un año".

Según el último censo de la Fundación Oso Pardo, al menos seis osas y diez crías han sido avistadas durante el año 2016 en la zona oriental de la Cordillera Cantábrica, lo que demuestra la "buena reproducción" y, por tanto, la recuperación de este grupo que era el más amenazado y que estuvo hace décadas al borde de la extinción. También se estima que en el área occidental la población del plantígrado se ha mantenido o incluso incrementado, por lo que el número de ejemplares podría superar los 250, principalmente entre Asturias y el Alto Sil berciano y lacianiego.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído