Unas actuaciones policiales que ponen de manifiesto un aumento durante este año en la presentación de denuncias por sustracción de teléfonos móviles de última generación o smartphones, manifestando el denunciante que la sustracción se ha producido mediante algún método violento, tipo tirón, o intimidatorio, atraco en la vía pública mediante la intimidación con arma blanca u objeto punzante, hecho denominado en el argot policial como “sirla”. Por las investigaciones llevadas a cabo por la Policía tras la presentación de dichas denuncias, muchas de ellas se han demostrado falsas, lo que ha propiciado la detención o imputación del denunciante por el delito de Simulación de Delito.

A juicio de los investigadores, el incremento de la presentación de estas denuncias falsas del robo de teléfonos móviles ha venido propiciado por el hecho de que las empresas operadoras de telefonía móvil ya no subvencionan la compra de los citados terminales, por lo que el cliente debe abonar el importe de los mismos.

Además, y debido al alto coste de estos terminales, entre unos seiscientos y setecientos euros aproximadamente de media, los clientes suelen suscribir un seguro en el momento de la adquisición, seguro que, en la mayoría de los casos, no cubre la simple pérdida o el hurto del terminal contratado, sino únicamente el robo con violencia o intimidación. De este modo, cuando el cliente comunica a su operadora de telefonía móvil el extravío o el hurto del terminal y es informado de que el seguro contratado no le cubre dicha contingencia, decide presentar una denuncia simulando haber sido víctima de un delito de robo con violencia o intimidación, con el fin de poder cobrar el seguro que tiene contratado.

 

Asimismo, la mayoría de las personas detenidas o imputadas por estos hechos también lo han sido por delitos de estafa, toda vez que la presentación de la denuncia que se ha demostrado falsa, le ha permitido cobrar un seguro que tiene contratado pero que no le cubre el simple extravío o el hurto, cosa que ha sucedido en realidad. Desde la Comisaría de Policía de León se quiere advertir que los delitos de estafa y simulación de delito pueden ser castigados con penas de cárcel de hasta tres años y que todas las personas que presentan una denuncia en las sedes del Cuerpo Nacional de Policía de la provincia de León son advertidas de las consecuencias que puede acarrear la presentación de una denuncia falsa o simular ser víctima de un hecho inexistente.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído