Alberto Álvarez y Victoria Castro muestran los universos de papel del kirigami

Exposición en el Centro Cultural Hispano-Japonés hasta el 20 de febrero sobre una técnica que se basa en un trabajo de recorte y doblado sobre un único pliego de papel

 Exposición de kirigami
Exposición de kirigami

El Centro Cultural Hispano-Japonés de la Universidad de salamanca acoge desde este lunes hasta el 20 de febrero la exposición 'Kirigami: universos de papel' de los artistas Alberto Álvarez y Victoria Castro. Podrá visitarse de lunes a viernes de 10:00 a 14:00 y de 18:00 a 21:00 horas.

Según explica el comisario de la muestra, José Gómez Isla, ambos autores trabajan con propuestas de creación afines explorando para ello las posibilidades expresivas del papel, no sólo como soporte físico sobre el que dibujar, sino como material esencial sobre el que intervenir para construir volúmenes, arquitecturas y paisajes.

La técnica para materializar sus propuestas se conoce como kirigami, un procedimiento vinculado ancestralmente a la cultura oriental. Esta técnica se remonta prácticamente a la misma época de la invención del papel (hace ya más de 2.000 años).

Pero es en la segunda mitad del siglo XX cuando surge la mayor innovación de esta técnica, gracias al maestro japonés Masahiro Chatani (profesor de Arquitectura en el Instituto de Tecnología de Tokio). Chatani utilizó el kirigami para diseñar y explorar nuevos modelos de creación espacial. Sus enseñanzas se exportaron al resto del mundo, influyendo sobre muchos de los actuales artistas del papel como Ingrid Siliakus, Jean-Charles Trebbi o Mariví Garrido.

La técnica del kirigami (en japonés kiru significa cortar y kami, papel) se basa en un trabajo de recorte y doblado sobre un único pliego de papel. Por tanto, no requiere de los complicados montajes de libros y tarjetas pop-up occidentales que utilizan varias piezas recortadas, ensambladas o encoladas.

El kirigami permite crear mundos tridimensionales partiendo exclusivamente de la hoja plana. No requiere más herramientas que el cutter y nuestras manos. Mediante dos sencillas acciones, una de cortado (mediante incisiones parciales) y otra de plegado del papel (para producir esa tridimensionalidad) se pueden generar universos infinitos. Al doblar la hoja por el centro y formar sus mitades resultantes un ángulo de 90 grados o entre sí, brotan mágicamente volúmenes sorprendentes.

Los autores

Victoria Castro crea su propio universo de kirigami partiendo de algunos de los monumentos más característicos de Salamanca, vinculando así el skyline de esta ciudad con la técnica japonesa más pura. Edificios emblemáticos como el Palacio de Anaya, el Museo Casa Lis, la Catedral, la Casa de las Conchas o la Clerecía, cobran vida a través de la maestría de sus pliegues en papel para recrear esa ilusión arquitectónica. Sobre uno de ellos Victoria ha proyectado también en color su particular visión de la Plaza Mayor de Salamanca.

Alberto Álvarez crea unas singulares ciudades de ficción levantando sus arquitecturas a varios niveles de altura y profundidad. Su propuesta reinterpreta algunos de los escenarios y paisajes de El hobbit y de El señor de los anillos, dos de las obras cumbre de la literatura fantástica de J. R. R. Tolkien. La original construcción de algunos de esos escenarios, uniendo dos kirigamis sobre su eje vertical, nos permite realizar un recorrido visual completo de 360o alrededor de cada obra. Como consecuencia, los volúmenes resultantes pueden ser contemplados desde múltiples puntos de vista.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído