​Amenábar, en Salamanca: “Esta no es una película que trata solo sobre Unamuno y su pensamiento, sino sobre España. De lo que se hablaba antes de la Guerra se habla ahora”

El director de Mientras dure la guerra ha presentado la película ante los medios de comunicación y ha puesto en valor la figura de Miguel de Unamuno, con el que comenzó un viaje en el que ha tratado un “tema delicado”. Espera que la película sea "catártica"

18 Comentarios

 Presentación Mientras dure la guerra (14)
Presentación Mientras dure la guerra (14)

Alejandro Amenábar ha presentado en Salamanca su nueva película, Mientras dure la guerra, grabada en la ciudad charra y que trata la figura de Miguel de Unamuno desde la sublevación militar de 1936 hasta su enfrentamiento con Millán Astray.

El director ha puesto en valor ante los medios de comunicación la figura del que fuera rector de la Universidad de Salamanca, asegurando que “todo empezó en el Paraninfo” y que ese enfrentamiento con Millán Astray es “un momento muy cinematográfico” con el que, tras descubrirlo, decidió investigar la figura de Unamuno.

Y es que Amenábar, al igual que el resto de jóvenes españoles, había estudiado a Miguel de Unamuno durante el Bachillerato, pero ha reconocido que “desconocía ese momento en el que Miguel se levantaba y habla, dando lugar a momentos de tensión”.

Por ello, centró su proyecto en la figura del antiguo rector del Estudio salmantino y el posicionamiento que tuvo respecto a la Guerra Civil en un primer momento, a la vez que paralelamente el mundo militar iba cobrando fuerza y fraguando el poder en España a través de Franco. Precisamente, todo ello ha hecho que Mientras dure la guerra “no sea una película sólo sobre Unamuno y sobre su espíritu y pensamiento, sino sobre España”.

Además, el volver a Salamanca a estrenar la película ha hecho que Amenábar vuelva a “ese viaje” en el que fue guiado por Miguel de Unamuno y en el que trató “un tema tan delicado” como la Guerra Civil.

Igualmente, quiso agradecer al alcalde de Salamanca y al rector de la Universidad, presentes en la rueda de prensa, el apoyo que recibió durante el rodaje del filme, ya que “la ciudad se volcó con nosotros” y tuvieron todo tipo de facilidades, “sobre todo de la gente”, para que todo luzca “lo mejor posible”.

De hecho, ha contado la anécdota de cuando estuvieron grabando en la Plaza Mayor y la gente observaba con un “silencio sepulcral” hasta que terminaron la escena y, después, rompieron a aplaudir. “Ese entusiasmo no tiene precio, y es un honor volver a Salamanca y a Unamuno”, aseguró.

Amenábar también quiso agradecer, junto al productor de la película, Fernando Boviria, la ayuda y el apoyo que han tenido de la familia de Unamuno desde el proceso de documentación, que fue “muy largo”, y valoró el respeto que han tenido a su visión particular, que podría diferir de la de los familiares del rector, que fue “un personaje lleno de contradicción y polémica”.

El director comenzó a investigar la figura del antiguo rector, aproximándose a él con sus obras como La tía Tula o Niebla, pero consideró que lo difícil era dar “con la voz interior y el espíritu del alma del personaje”, por lo que “el Unamuno que aparece en la película no es necesariamente el que aparece en los libros de historia, sino que el que por fuerza hemos tenido que imaginar” y que vivió “un torbellino en el que llora, que lo vivió en la intimidad, y que finalmente le hizo explotar en el Paraninfo”.

Y es que, para Alejandro Amenábar, Miguel de Unamuno fue siempre “un hombre de paz, fiel a sí mismo”, que se posicionó primero con unos ideales pero, cuando vio que la ‘restauración del orden’ era un baño de sangre, “lo denunció”. Por ello, “es Unamuno quien parece que cambia, pero en realidad son los demás los que lo hacen”.

Karra Elejalde, intérprete de Unamuno: “Espero que mi trabajo haya estado a la altura de lo que ese personaje se merece”

Junto a Alejandro Amenábar estaba Karra Elejalde, que ha sido el encargado de interpretar a Miguel de Unamuno. El vasco alabó los lugares de grabación, porque “no sabéis la diferencia que supone para un actor el rodar en los lugares donde sucedieron las cosas”. Y es que, tal y como ha señalado, “soy de los que piensan que los lugares quedan impregnados de aquellos que los transitaron y que convivieron en ellos, y emanan de alguna manera”.

De hecho, relataba entre risas que durante el rodaje tuvo miedo de que Unamuno se le apareciera “y me dijera: lo estás haciendo como el culo. O que me equivocase y me empujase”. Eso sí, agradeció al equipo de maquillaje la gran caracterización realizada, porque es otro aspecto que ayuda, al igual que el compañero que da la réplica o los consejos del director: “El actor lo necesita todo, y el espacio contribuyó mucho al personaje que, con mucho cariño e incluso un exceso de respeto y reverencia, he intentado interpretar”.

Por todo ello, confió en que haya interpretado bien a Unamuno: “Espero que mi trabajo haya estado a la altura de lo que ese personaje se merece”. Para inspirarse en su figura, más que leer al propio Unamuno leyó a sus contemporáneos, según ha explicado, porque “leerlos a ellos me decían más de Unamuno”.

Descubrió así a un hombre “arisco, parado en sí mismo, de carácter fuerte y con un brazo difícil de doblegar”. Unas características que no se extraen de sus libros, aunque de estos sí que ha podido extraer alguno de sus pensamientos.

En definitiva, Karra Elejalde se ha parado a investigar el “concepto unamuniano” necesario para entender el pensamiento de Miguel de Unamuno, quien creía que “habíamos llegado a lo que éramos por la condición de ensayo-error” y, por tanto, daba la posibilidad al hombre de equivocarse.

Presentación Mientras dure la guerra (7)

“Lo que Unamuno decía hace 86 años tiene una vigencia enorme en la actualidad”

Algo que tanto Alejandro Amenábar como Karra Elejalde destacaron es que, tras investigar la figura de Miguel de Unamuno, han observado que lo que el antiguo rector decía por aquel entonces sigue teniendo una “vigencia enorme” en la actualidad, especialmente sobre la idea de unidad y convivencia que planea en la película.

“El respetar las ideas de unos y de otros y la absoluta actualidad del discurso es algo que hemos intentado potenciar a través de Karra”, reconocía el director, quien valoró como una “coincidencia asombrosa y cargada por el diablo” que justo Franco vuelva a ser noticia cuando vaya a estrenarse la película.

Precisamente, sobre el dictador ha explicado que “todos creemos conocer a Franco, pero no es tan fácil desentrañarlo, e incluso para sus colaboradores era, a veces, indescifrable”. Y, por ello, no quería retratar “a un malo sin más”, sino representarlo como era, “un hombre sosegado, que trataba bien a sus hombres, amoroso con su familia y que quería lo mejor para España”.

Eso sí, “busco mostrar que lo peor puede anidar en las mejores intenciones, y que Franco estaba dispuesto a cargarse a media España con total de lograr el país que él quería”. Todo ello se ha escenificado a la perfección en la interpretación de Santi Prego, que no ha renunciado ni a la apariencia de Franco “ni a su vocecita y su dicción tan particular”. Porque, para Amenábar, “Franco no tenía ademanes de dictador, y él tenía que sobreponerse a todo eso”.

“España ha avanzado muchísimo, pero ves que Franco flota a nuestro alrededor”

Amenábar también aprovechó para aclarar “un titular sacado de contexto”, y aseguró que “España ha avanzado muchísimo”. Explicó así que, tardó en lograr la financiación para la película porque el decir que Franco era uno de los coprotagonistas inspiraba “mucho recelo”, por lo que pudo constatar que “Franco flota a nuestro alrededor”.

Continuó  después calificando la Transición de “modélica” en la que España dio un giro de 180 grados, pero tras años han surgido los problemas y se han reabierto las heridas que dan mayor vigencia todavía a lo que decía Unamuno antes de la Guerra, “porque de lo mismo que se hablaba entonces es de lo que se habla ahora”. Esa idea de las dos Españas también está muy presente en la película, según ha admitido, “y si cambias cuatro nombres, como Stalin por Maduro, parece que hablas de lo mismo”.

Karra Elejalde también apoyó esa idea, destacando que el asunto territorial tiene los mismos problemas ahora que hace 83 años, considerando que en todos estos años “no hemos sabido sentarnos a hablar y ver cómo solucionamos el conflicto de Euskadi y Cataluña”.

Presentación Mientras dure la guerra (1)

Un guion “tan bien escrito” que conmueve

Patricia López, que interpreta a María de Unamuno -hija del rector- en Mientras dure la guerra, explicó que le costó conseguir documentación de su personaje pero logró averiguar “que se parecía al padre, con un carácter acre y un particular sentido del humor”. Su función en la película es narrativa y, si bien está un poco más excedida de cómo era María en realidad, es una licencia narrativa “que necesitábamos”.

Ella ha tratado de investigar cómo era la relación de padre e hija en un contexto de guerra, por lo que también se empapó de la figura de Unamuno. Eso sí, ha estimado que el guion está “tan bien escrito” que la historia te conmueve, siendo una de esas historias “con las que no tienes que esforzarte”.

“Todos agradecemos que Amenábar decidiera pensar en Unamuno y demostrara que su aportación sigue vigente”

Junto al director y los actores también han estado presentes el alcalde de la ciudad, Carlos García Carbayo; y el rector de la Universidad, Ricardo Rivero. Este último ha calificado de “excelente” el trabajo de Amenábar y le ha agradecido que haya recuperado “una parte crucial de la historia de España”, demostrando que el cine “puede ayudar a transformarnos como personas, en el mejor sentido de esa expresión”.

Igualmente, ha mostrado su agradecimiento porque “Amenábar decidiera pensar en Unamuno y demostrara que su aportación sigue vigente”, y reflejó que Mientras dure la Guerra es una reivindicación de la cultura que debe durar, porque la misma es “una reflexión intelectual y con una capacidad crítica que ha sido santo y seña de la USAL durante 800 años”.

Por su parte, Carlos García Carbayo también agradeció a Amenábar que escogiese Salamanca como plató de cine así como para la puesta de largo del filme, ya que cuando un espectador vea la película “estará invitado a visitar Salamanca y a empaparse de su vitalidad”. Además, aseguró que los adelantos que le han llegado dicen “que merece mucho la pena todo ese esfuerzo desplegado”.

Además, todos los premios a los que opta Mientras dure la guerra son un ejemplo del talento que existe en España, y por ello reforzó el compromiso de Salamanca y su Ayuntamiento a promover dicho talento desde las instituciones, porque “nos beneficia a todos”.

Por último, emplazó a todos los presentes a la alfombra roja que se está colocando junto al Liceo, ya que por allí pasarán algunas de las personas más representativas y talentosas del cine español a los que los salmantinos esperan “con los brazos abiertos”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Lo más leído