Después de tantas suspensiones y procesiones a medias por la lluvia, las previsiones apuntaban de nuevo agua durante todo el Viernes Santo, pero el cielo concedió una tregua por momentos para permitir desfilar a la primera procesión de la tarde, la cofradía de la Oración en el Huerto de los Olivos. Con un cuarto de hora de retraso sobre el horario previsto, debido a las dudas de última hora, salía la comitiva de la iglesia de El Carmen de Abajo.
 
La cofradía tenía en mente las imágenes del año pasado, cuando después de salir a la calle la lluvia les devolvió rápidamente a la realidad, ya que unos metros después de haber sacado el paso, comenzó a llover con fuerza, por lo que la comitiva tuvo que darse la vuelta para refugiarse en el interior del templo. Las previsiones para esta tarde también apuntaban lluvia, y así ocurrió a las seis y media, debiendo taparse el paso con un plástico ante las idas y venidas de una tímida lluvia, pero también por las rachas de viento. Y se repitió la situación del año pasado, acortando el recorrido para regresar minutos después al templo.
 
La Oración de Jesús en el Huerto de los Olivos es una talla del siglo XVII muy singular, de ahí las precauciones que adopta siempre esta cofradía. De hecho, hace cinco años fue la única en no salir en procesión al no arriesgarse y después ya no llovió en todo el día. Con su túnica, capa, guantes y calcetines blancos, con capirote y cíngulo verde, y zapatos negros, han abierto las procesiones de un Viernes Santo en que cada cofradía desfila por su cuenta, sin formar la procesión general del Santo Entierro. Constituida en el seno de la Cofradía de la Vera Cruz por un grupo de hortelanos en el año 1952, esta agrupación ha conseguido a lo largo de los años una notable importancia.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído