La Diputación cumple “un deber cultural y una deuda de gratitud” con la Fundación Rodríguez Fabrés

 La Diputación cumple “un deber cultural y una deuda de gratitud” con la Fundación Rodríguez Fabrés
La Diputación cumple “un deber cultural y una deuda de gratitud” con la Fundación Rodríguez Fabrés
La Diputación de Salamanca acogió este viernes la presentación del libro ‘Una ciudad dentro de la ciudad de Salamanca. Los orígenes de la Fundación Vicente Rodríguez Fabrés’, de Juan José de la Fuente, editado con motivo del centenario de la institución que conmemoramos en este 2014. 

 

A juicio del presidente de la institución provincial, Javier Iglesias, este año se presentaba como “una ocasión perfecta para rellenar este hueco de la historia y que los jóvenes pudieran conocer los entresijos de la vida no siempre fácil de esta Fundación”. 

 

El libro, apuntó, sirve para cumplir con un deber cultural y satisfacer una deuda importante con la institución “que ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos” y a lo largo de su historia ha formado a cientos de ciudadanos a través de su faceta educativa, a la que se suman la católica, la asistencial y la formativa en el ámbito agroganadero.

 

La historia de la fundación, apuntó el presidente, “es la de un éxito colectivo”. Don Vicente “estaría muy orgulloso de que su legado permaneciera así con el paso de los años, al servicio de los más necesitados”, apostilló.

 

Por su parte, el obispo de Salamanca, Carlos López, reconoció que la obra le ha permitido descubrir aspectos hasta ahora desconocidos de la Rodriguez Fabrés y su impulsor, Además, señaló, “revela aspectos sociales del momento de su Fundación”.

López felicitó al autor por una investigación “muy bien hecha, con rigor crítico y situando acertadamente los sucesos que se describen en el contexto social y cultural de su tiempo”. En su opinión el libro permite comprender la decisión del fundador de dejar todo su patrimonio a los pobres, un gesto “que hacía muy necesario satisfacer esta deuda de gratitud con él y acercar a la sociedad salmantina este importante aspecto de su pasado”.

 

El obispo recordó cómo unos meses antes de que la Fundación abriera sus puertas se reclamaba insistentemente que el asilo comenzase a funcionar “cuanto antes” porque la situación de los niños era en aquella época alarmante (cerca de 200 vagaban por las calles salmantinas pidiendo limosna). De igual modo, resaltó la importancia de la creación de la granja escuela, que buscaba nuevas formas de cultivo que supusieran el inicio de una regeneración económica.
El propio autor, Juan José de la Fuente, compara en la obra la granja de la Rodríguez Fabrés con otro estatal que se había creado tres años antes “y que no disponía ni de un cuarto de los recursos de la de la Fundación”. 

 

El primero de una serie

 

De la Fuente explicó que ‘Una ciudad dentro de la ciudad de Salamanca’ es el primero de una serie de libros sobre la Fundación “pues es necesario remontarse muy atrás para entender por qué Vicente Rodríguez Fabrés testó como testó”.

 

La obra presentada hoy abarca desde mediados del siglo XIX y desvela las dificultades que los albaceas testamentarios se encontraron para levantar la Fundación, en cuyas obras se empleó una década y nos acerca a los orígenes del fundador, dedicando, incluso, una de las partes al primer año de funcionamiento de la Fundación, que coincide con el inicio de la Primera Guerra Mundial.

 

“Fue providencial que su fundación coincidiera con la guerra porque era un momento especialmente importante”, explicó el autor quien, para dimensionar la importancia de su aparición en la vida salmantina, explicó que la capital salmantina no dispuso hasta 1910 de sistema de alcantarillado por lo que la propagación de enfermedades era en aquellos años bastante frecuente.

 

La Fundación permitía que estudiara cualquiera, favorecía el préstamo gratuito de libros y disponía ya en aquellos tiempos de 25 pequeñas bibliotecas que itineraban por Salamanca.
 
 
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído