'Ártico', la película del director y productor salmantino Gabriel Velázquez, participará también en el Festival de San Sebastián. Lo hará en la sección 'Made in Spain', que recoge las once películas españolas más significativas del año, sumándose así a su participación meses atrás en el Festival de Berlín. Ésta es su cuarta película como director y productor tras 'Sud Express', 'Amateurs' e 'Iceberg'. Cierra así una etapa de Gabriel Velázquez sobre uno de los grandes dilemas de la vida: familia versus soledad. 
 
"Solo el hecho de que una película tuya esté nominada ya es un éxito. En mi caso, es un sueño hecho realidad, mi objetivo principal es disfrutar de la experiencia y lo que tenga que venir que venga pero no me obsesiona ganar", afirmaba recientemente el director salmantino en una entrevista con SALAMANCA24HORAS. "Está mal que yo lo diga pero Ártico es un filme con una gran calidad y esto no lo digo yo, lo avalan críticos y expertos que ya la han visto. Es una película con muy buenos personajes, diálogos, escenarios, planos, me he empeñado en crear una película con una estética muy trabajada". 
 
'Ártico' está grabada prácticamente en su totalidad en la ciudad de Salamanca y su provincia salvo unas escenas que se grabaron en Zamora. "Ha sido muy laborioso recrear una ciudad de los 80 en la Salamanca del siglo XXI, pero hemos logrado hacerlo con las afueras de la ciudad, su parte más industrial y eso es también muy gratificante. También la música está muy cuidada, he optado por elegir músicas ancestrales, música tradicional charra mezclada con aires ochenteros". 
 
Sinopsis
 
En esta ocasión los protagonistas son dos jóvenes “quinquis” de 20 años que cada día salen a la calle para buscarse la vida con lo que les salga. Pero además de sus cotidianos robos y trapicheos, algo les revuelve en su interior. Cada uno desea lo que no tiene. Simón quiere ser libre. Está harto de vivir rodeado de su gran familia de feriantes, incluyendo a su mujer y a su hijo. Jota no quiere seguir estando solo y lo único que desea es hacer su nido y tener su propia familia, por encima de lo que sea. Mientras tanto, cada día que se juntan, se sienten unos “Robin Hood” y piensan que no tienen nada que perder. 
 
Esta película parte de la admiración del director por el cine “quinqui” de los años ochenta, cuando en España empezó a trascender la delincuencia juvenil y se convirtió en un gran problema social, además de crear un estilo cinematográfico. Es un homenaje a las películas de Carlos Saura, Eloy de la Iglesia o Juan Antonio de la Loma, entre otros. Y por supuesto, a Pirri su personaje favorito.
 
No obstante 'Ártico' contrasta formalmente con esas películas que tanto “enganchaban”. Está construida muy artesanalmente a base de belleza y de sencillez narrativa, con un sello muy personal. En algunos momentos parece un “bodegón de cine negro”.  Los protagonistas son chavales de la calle, cuya vida apenas difiere de la ficción. Tan solo son ellos mismos moviéndose entre los arrabales y el campo, en las afueras de una pequeña ciudad. Además, esta película es una ofrenda a las raíces del director; Salamanca. Ahí van sus paisajes, sus personajes y su música; desde la más punk hasta la más ancestral.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído