"Me gustaría que la Semana Santa de Salamanca tuviera tanta fuerza como la sevillana"

 "Me gustaría que la Semana Santa de Salamanca tuviera tanta fuerza como la sevillana"
"Me gustaría que la Semana Santa de Salamanca tuviera tanta fuerza como la sevillana"
La Tertulia Cofrade Pasión nació en Salamanca en 1990 con el objetivo de estudiar y promocionar la religiosidad popular no solo en el ámbito local. Esta asociación se caracteriza por llevar a la práctica una importante actividad cultural de la que Félix Torres, recién nombrado presidente de la Tertulia, ha sido testigo a lo largo de los años. En una entrevista concedida a SALAMANCA24HORAS, analiza la trayectoria de la asociación y los retos más inmediatos que tiene por delante así como aspectos generales sobre la Semana Santa de Salamanca.

-Por tu trayectoria en la Semana Santa se nota que eres un apasionado de la misma. Es habitual leerte en Internet o escucharte en otros foros y medios de comunicación tu amor por esta tradición…

-Es algo que no sé si tiene explicación. Como a casi todo o a muchos cofrades, a mí me viene de muy pequeño. Siempre he visto la Semana Santa como un conglomerado de cosas y de sensaciones muy interesantes. No solo me importa el aspecto religioso o el aspecto cultural o el estético. Cuando llegué a Salamanca venía de conocer una Semana Santa de más o menos con vida, en Ciudad Real, y cuando llegué aquí me dio pena ver el paso de La Piedad empujado por dos personas y sin nadie que lo acompañara. A partir de ahí me integré en la Semana Santa de Salamanca en mediados de los 70 y mi trayectoria en la ciudad viene de ahí. Cuando uno se compromete con las cosas tiene que defenderlas.

 

-Miembro de tres cofradías, de una de ellas incluso llegaste a ser Hermano Mayor, ¿dónde nace el Félix cofrade?

-Félix cofrade nace en lo que se llamaba la Escuela Salesiana del Hermano Gárate. Estoy hablando de Ciudad Real. Allí el Domingo de Ramos un grupo de chavales, yo tendría dos o tres años, salíamos disfrazados de San Tarsicio con la palma en la mano acompañando a la borriquilla. Ahí nace mi Semana Santa. Después, en mi adolescencia en Ciudad Real participé en distintas cofradías como la del Silencio y Los Estudiantes y al venir a Salamanca, al ver a La Piedad sola, me impactó. Entonces empecé siendo hermano de la Hermandad Dominicana, sigo siéndolo y es mi hermandad de siempre. Luego participé en el proceso inicial de la Cofradía del Cristo Yacente, también ayudé en momentos difíciles en la Hermandad de la Agonía, en El Flagelado y últimamente participo con la de Los Estudiantes por aquello de recuperar el salir revestidos de doctores algunos de los miembros de la comunidad universitaria.

 

-Ligado siempre al ámbito cultural, ¿por qué momento pasa la Semana Santa de Salamanca en ese sentido? ¿Se promociona lo suficiente?

-Sinceramente, no. La Semana Santa de Salamanca tiene dos vertientes. Una muy amplia, la vertiente popular; otra un poco más restringida como es la vertiente cultural. Esa vertiente restringida desde siempre se le ha considerado en Salamanca como esa avanzadilla cultural o ese grupo selecto, aunque no me gusta el término, de gente que se implica por ese otro aspecto menos popular y folclórico con un peso más cultural. Y eso es importante y debe recogerlo el resto de cofrades y potenciarlo. Quizá últimamente se ve un cierto mayor interés por el aspecto cultural de la Semana Santa como por ejemplo en el intento de recuperar una identidad más o menos perdida o, incluso, conocer culturalmente otras Semanas Santas no sé si con el ánimo de importar algo de aquellas. Pero al menos hay de quien se preocupa de profundizar y conocer el porqué de ciertos aspectos de la Semana Santa.

 

-Recientemente elegido como presidente de la Tertulia Cofrade Pasión. Una asociación a la que perteneces casi desde hace algunos años. ¿Qué ha supuesto para ti este nombramiento?

-Nada (risas). La Tertulia somos un grupo de amigos. Somos poquísimos. Sí es cierto que como somos una asociación cultural necesita una Junta Directiva y necesita alguien que se encargue un poco de representarla y ser la cabeza visible. En su historia no han sido muchos los presidentes que ha tenido desde que empezó con Ángel Ferreira. Es un puesto que no es que sea ansiado por los demás y que tampoco te implica nada, no como puede ser el puesto de Hermano Mayor por ejemplo.

 

-No sé qué retos o qué objetivos por cumplir tiene Félix Torres al frente de la Tertulia Cofrade Pasión. ¿Cuál es su futuro más inmediato?

-La filosofía de la Tertulia está muy clara desde el principio. Es la adecuada en el mantenimiento de unas reuniones serias más o menos cada quince días con invitados que pueden aportar algo a este aspecto cultural de la Semana Santa que va buscando la Tertulia. Sí es cierto y además ya lo he planteado el dotar de contenido a las reuniones informales que tenemos. Por ejemplo, en ese tipo de reuniones, decir que vamos a hablar de la restauración de los pasos o del estado de la Junta de Cofradías. Por lo menos dar pie a que con un tema puedan surgir un montón de opiniones.

 

-De esas opiniones o propuestas, ¿ha resultado alguna que se haya materializado como tal en la Semana Santa de Salamanca?

-Concretamente no te sabría decir. Lo que sí creo es que la opinión de la Tertulia se ha tenido muchas veces en cuenta. Es una opinión de cierto peso en la Semana Santa de Salamanca. Pero, ¿es la opinión de la Tertulia o de quienes están en la Tertulia? Lo cierto es que es gente que la Tertulia está compuesta por gente que tiene mucho peso dentro de la Semana Santa y que cuenta con mucho estudio y mucho conocimiento de la misma. Por tanto, sus opiniones son muy fundadas y muy serias. ¿Ha influido la opinión en alguna cuestión de la Junta de Cofradías? No lo sé, pero es una masa crítica con mucho peso aunque haya algunos que piensen que somos los ‘cultos’ de la Semana Santa y que no pintamos nada.

 

-¿Cómo valoras los cambios introducidos en la pasada Semana Santa con la disolución definitiva de la Procesión General del Santo Entierro o la celebración del Acto del Descendimiento el Viernes Santo por la tarde?

-Personalmente me parece bien. Yo siempre había abogado por dejar probar. Si el Viernes Santo hay cuatro hermandades que quieren intentar ver si son capaces cada una de ellas hacer su propia procesión, ¿por qué se les impedía esto y por qué desde la propia Junta de Cofradías tradicionalmente? Yo soy partidario de que cada una de estas cuatro cofradías participe en su propia procesión. Siempre he dicho que eran las únicas cofradías, hermandades o congregaciones de Salamanca que no tenían procesión o por lo menos no se sentían identificados con una procesión. La decisión que se ha tomado el año pasado me ha parecido bien. Pero se necesita pulir defectos y encontronazos. Quizás para eso sí está el resto de la Semana Santa para marcar unos horarios de punto de paso o algo similar. Por lo demás, yo creo que el cambio está bien. Por otra parte, en el Descendimiento me parece más lógico el haber recuperado el horario de tarde y unirlo de alguna manera a la procesión del Santo Entierro. En este sentido me da igual la procesión del Viernes Santo, que el Descendimiento, que la procesión del Domingo de Pascua… Hay que dejar a la Vera Cruz que decida. Si en este momento tiene capacidad, tiene cofrades, tiene una Junta Directiva para poder tomar sus propias decisiones, ¿por qué las otras quince cofradías tenemos que opinar? No, el día que tengan que volver a pedir ayuda como ya sucediera hace tiempo podremos negarla o no.

 

-¿Tiene sentido la Pasión salmantina? El presidente de la Junta de Cofradías, José Adrián Cornejo, ya anunció en su momento la idea de imponer un sentido lógico a la Semana Santa charra y adaptar las procesiones al orden cronológico de la Pasión…

-Creo que tiene sentido porque siempre ha sido así pero no podemos buscarle tres pies al gato. Ha habido una época en la que se ha desvirtuado, por desconocimiento, el término liturgia o el término litúrgico. ¿Esto es litúrgico?, ¿esto no es litúrgico? Vamos a ver, la liturgia es una cosa muy concreta y cuando estamos hablando de una manifestación popular no hay liturgia que valga. En la Semana Santa las únicas procesiones litúrgicas que hay está claro que son las del Domingo de Ramos, las de Domingo de Resurrección y se acabó. ¿Queremos organizar una Semana Santa siguiendo la cronología de la Pasión? Señores, hagamos una procesión cada día de la semana con uno de los misterios correspondiente al día y ya está. Pero si empezamos sacando un crucificado el Domingo de Ramos y terminamos sacando un crucificado el Sábado Santo, no pidamos un cierto orden lógico porque no tiene sentido. Se puede intentar organizar lo que hay para tener un cierto orden lógico y en ese caso sí estoy de acuerdo con Cornejo y habría que cambiar de sitio, de hora y de día algunas procesiones de las existentes. Pero no puedo decirle a la Hermandad del Perdón, por ejemplo, que como es Domingo de Ramos por la tarde no salga.

 

-Las cofradías son reticentes a tanto cambio, ¿qué piezas movería Félix Torres en la Semana Santa de Salamanca?

-Sí, está clarísimo. Salamanca es una ciudad que salvo el Domingo de Ramos siempre ha sido muy reticente a tener procesiones matinales. Por ejemplo, siempre he dicho que tendríamos que probar a incluir alguna el Viernes Santo por la mañana ya que me parecería exitosa. Aprovechando que ahora no tenemos el Descendimiento. Qué procesión, ¿la del Rescatado? No sé. ¿La de Jesús Nazareno? Además aprovechando el tirón de la gente que está en la calle para ver entrar a la Hermandad Dominicana. Pero todos queremos estar en la Plaza a las nueve de la noche y eso es imposible. Vamos a organizarlo.

 

-La Semana Santa de Salamanca, si por algo se caracteriza además del incomparable marco por el que transitan las procesiones, es por la confluencia de estilos en las mismas para todos los gustos. ¿Qué opinión guardas sobre la entrada del costal y otros elementos no propios de Salamanca? La Hermandad Dominicana nos lleva transportando a la madrugada andaluza desde 1944. También la Soledad contiene aires malagueños por decirlo de alguna manera. O el Yacente, que muestra hábitos más propios del sur y también cuenta con rica orfebrería además de otras cofradías como la recién creada Hermandad de Jesús Despojado.

-Personalmente me da igual. Como cofrade salmantino me da pena. Creo que eso supone el ir haciendo que se pierda poco a poco la poca identidad que tiene la Semana Santa de Salamanca. Nuestra Semana Santa es castellana, de cargar a hombros, de poca parafernalia o exorno floral, de poca música… Hay veces que no sé si es pobre por austera o porque no tiene más remedio. Hay veces que disimulamos la pobreza disimulando que somos austeros. Importar eso yo creo que desvirtúa un poco el espíritu. Y ojo que a mí personalmente me gusta. A mí la Semana Santa andaluza me parece apasionante y me encanta pero en su sitio. Entiendo a estos cofrades salmantinos que han decidido apostar por esa Semana Santa. Además se bajan en Cuaresma a hacer ensayos y demás pero traerlo aquí no tiene sentido. Lo que más me gustaría es que la Semana Santa tuviera tanta fuerza como la sevillana para que vinieran los sevillanos a copiar lo nuestro. Por ejemplo, los orígenes de la Hermandad Dominicana creo son equivocados y copiaron un poco el exterior o lo que a todos nos llamaba la atención. Pero, sin embargo, eso lo han sabido mantener durante más de cincuenta años. Ahora ya sí podríamos decir que esa es la identidad de la Hermandad Dominicana y eso no hay quien se lo quite. Y la Hermandad Dominicana no tiene nada de sevillana. Igual que la Soledad que se diga que sea de Málaga… El Despojado, si consigue mantener esa identidad, quizás llegue a asentarse. Yo no soy inmovilista y creo que las cosas cambian. La Semana Santa debería mantener su identidad pero si se pierde por otra qué le vamos a hacer. Por ejemplo, y de lo que conozco, la Semana Santa de Ciudad Real era más parecida a la nuestra. Ahora, todas las cofradías de Ciudad Real son costaleras. No hay ninguna de hombro. En treinta años ha cambiado todo y en Salamanca no sé qué va a pasar.

 

-¿Hacia dónde crees que va la Semana Santa de Salamanca?

-Hay algún agorero que piensa en la desaparición… Pero la Semana Santa de Salamanca, en más de cinco siglos de historia, ha salido de muchísimas situaciones peores. Podemos hablar de la última crisis en los años setenta o la del Siglo XVIII. A la Semana Santa de Salamanca la veo con ganas pero sin iniciativa. Hay cofradías que se mantengan pero no pueden ir a más. Hay otras que decaigan porque han sufrido un ‘boom’… Pero en general se va a mantener siguiendo una línea tradicional y habrá una parte que siga caminando con lo que están haciendo ahora con el costal por ejemplo. Ahora son pocos, pero si son capaces de multiplicarse el costal tendrá mucho peso en Salamanca. El costal ha salido en Valladolid y eso sí que era impensable.

 

-La música también es otro elemento cultural importante en nuestras procesiones. ¿Tenemos en Salamanca un patrimonio cultural rico? ¿También a nivel de formaciones?

-Las bandas en Salamanca, tradicionalmente, eran malísimas hasta la Cultural y San Fernando. A partir de ese momento se comienza a trabajar la importación de marchas un poco más elaboradas y meter instrumentos… Ahora mismo Salamanca tiene muy buenas bandas, que se preocupan mucho de mantener la calidad. Ese aspecto es muy bueno y en Sevilla se le supo dar sentido. Es decir, antes ibas haciendo tu procesión y la banda iba detrás a su aire. Ahora ya le buscas un sentido, escoges marchas determinadas para un determinado lugar, etcétera. Eso ha nacido en Sevilla, lo hemos importado aquí y parece que funciona. Pues perfecto.

-Por último, José Cornejo afirmó a este diario que la Semana Santa de Salamanca goza de buena salud. ¿Piensa igual Félix Torres?

-Sí. Creo que la Semana Santa siempre goza de buena salud. Cinco siglos de historia no aparecen así como así. Tendrá altibajos que irán ligados a la sociedad. No me cabe duda que siempre habrá gente defendiendo la Semana Santa.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído