La guionista, directora y productora, Isabel Ocampo, tiene una sólida carrera como cortometrajista y en 2009 ganó el premio Goya al Mejor Corto de Ficción con 'Miente', que aborda el tema de la prostitución. Recientemente ha sido nominada como candidata a los Goya por su primera película, 'Evelyn', que también habla sobre el tráfico de mujeres. Además,  la directora fue nombrada presidenta de la Asociación de Mujeres cineastas y Medios Audiovisuales (CIMA). En esta entrevista, Isabel Ocampo nos cuenta más detalles sobre su primer largometraje y la posición de la mujer dentro del cine español.

- ¿Qué ha sentido al estrenar su primer largometraje en su tierra?

- Se estrenó el 8 de Junio, el día de la Eurocopa, por lo que para mí fue una sensación agridulce. Tenía superclaro que la película podía pasar desapercibida porque sabes que estás luchando contra un gigante como es la Eurocopa.

- La película Evelyn (2012) ya tiene un precedente en el cortometraje Miente (2008). ¿Aspira a repetir un reconocimiento que ya consiguió en 2008 cuando recibió el Goya al mejor corto de ficción?

-Pues ojalá sucediera, aunque está difícil…

- En los dos casos, sus protagonistas son dos emigrantes que se ven obligadas a prostituirse y ambas historias tienen forma de thriller. ¿Pensaste en el corto cuando escribiste esta historia?

- Sí, de hecho el largo es como otra versión del corto. En el caso del largometraje me lo propuso desarrollar el productor porque es un tema que ha sido poco tratado en el cine.

- En ambas creaciones se trata un tema de compromiso social: la violencia hacia la mujer. ¿Qué es lo que más le vincula con el tema a parte de ser mujer, es decir, hay algo en especial por lo que se ha sensibilizado tanto con este tema?

- Pues eso mismo.. que soy mujer.

- ¿No le parece machista tanto la sociedad como la presentación de la mujer en los medios?

- No es cuestión de lo que a mi me parezca. Son datos estadísticos que están ahí para quien quiera verlos. Vivimos en una sociedad que es patriarcal. Además ya sabemos que las mujeres cobran un 30% menos que sus compañeros… Todo esto son hechos, lo sepas o no lo sepas.

- Cómo mujer, ¿no cree que en el cine faltan más miradas femeninas?

- No lo tengo que decir yo, lo tiene que decir la propia sociedad. También me remito a las estadísticas, que bien lo muestran. La verdad, todo está relacionado y se debe al producto de una sociedad que tiene una serie de inercias. Si contemplas la vida desde un ángulo es lógico que todo se contemple desde ese ángulo por inercia y por la propia naturaleza de la sociedad.

- ¿Qué es más difícil: escribir o rodar?

- Son procesos creativos completamente diferentes y, en este caso, me ha costado mucho más escribir que rodar, porque rodar ha resultado ser mucho más fácil de lo que esperaba, también porque ya tenía mucha experiencia en rodajes. Escribir es más complejo y más cuando se trata de una historia tan terrible, por lo que había que conocerla en profundidad para elegir los elementos más representativos

- Supongo que la escritura y desarrollo del largo le habrá llevado un arduo trabajo de investigación y contacto con víctimas de trata, policías, periodistas… ¿Cómo de intenso ha sido el proceso para captar información?

- El proceso ha sido largo, ha durado casi 3 años y hemos ido contactando con todo el mundo relacionado con el tema de la trata. Ha sido con mucha paciencia y siempre dejando tus juicios y opinión personal de lado. Todo ello con el fin de no coartar la libertad de quien te está hablando. Es investigación periodística.

- ¿Qué ha sido lo más difícil al enfrentarse a dirigir su primera película?

- No sabría que decirte. Supongo que ajustarnos a la realidad presupuestaria. Una película siempre suele costar más de lo que te puedes permitir. Recuerdo que una semana antes de rodar tuvimos que acortar muchísimas páginas de guión porque no había dinero para rodarlas.

- Como directora y guionista, ¿qué dificultades encuentra entre cómo se imagina una historia cuando la escribe y lo que queda de ella al rodarla?

- Hay un dicho que dice: ‘una película es la que escribes, otra la que ruedas y otra la que montas‘. Yo ya partía de eso y por la experiencia en rodajes ya sabía restarle ese tanto por ciento de en lo que iba a transformarse. Y más o menos he podido conseguir lo que quería. No me ha sorprendido y he sabido imaginar que todo iba a ser un poco distinto, pero he sabido preveer ese cambio.

- ¿No cree que tendría que haber más cine de denuncia social y política ?

- No, yo creo que la gente tiene que hacer las películas que sienta. En los tiempos que corren la gente no quiere escuchar cosas tristes. Yo estoy a favor de la libertad creativa de todo el mundo.

- ¿Cómo ve el resto de candidatos a los Goya?

- No he visto las películas entonces tampoco te puedo decir. Ya me parece un premio estar nominada y no pienso en competir. Lo importante es centrarse en la nominación.

- ¿Qué carencias encuentra en el cine español?

- Hay una que se llama dinero. Creo que hace falta un sistema de financiación donde se favorezca el dinero privado para que entre a invertir en cine, porque es una gran industria que genera mucha riqueza, puestos de trabajo y ‘marca’ España. Un montón de cosas de las que se beneficia el resto de la sociedad.

- ¿Nuevos proyectos para el futuro?

- El futuro está muy negro, así que he decidido no tener proyectos. No hay que trabajar gratis, hay que esperar a que tanto la situación financiera de España, como de todas las industrias, evolucione. Mientras tanto habrá que centrarse en otras cosas y esperar la ocasión.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído