La Sala B del CAEM acogió este viernes la actuación del grupo Jazz Station, una formación que no pretende romper fronteras estilísticas sino que disfruta tocando buen jazz. Lo forman una docena de músicos que interpretan un jazz limpio, elemental, desde el que se deambula por el swing, el blues, el latin o el funky de forma natural, apenas sin quererlo, pues todo, en definitiva, vuelve al jazz. Con un directo fresco, capaz de hacer saltar y bailar a su público, son capaces de romper los estereotipos del jazz, ofreciendo un espectáculo que nunca deja indiferente. 

Jazz Station son Alberto Rodríguez al piano, Daniel San Pablo a la batería, Daniel Rupeli a la percusión, Quili Sánchez al bajo eléctrico, Adrián Besada a la guitarra, Diego Fernández y Antonio Díez al saxo alto, Arturo Carabias al tenor, Isa Simón al saxo barítono, Carmelo Muñoz a la trompeta, Chuchi Campo al trombón y Juan Carlos Pérez al trombón y la voz.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído