El Museo de Historia de la Automoción de Salamanca ha incorporado dos nuevas piezas a su colección permanente que cuenta ya con más de un centenar de piezas. Se trata del prototipo de una original camioneta de tres ruedas y un tractor Nuffield, ambas de la reconocida marca SAVA (Sociedad Anónima de Vehículos Automóviles).

El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Salamanca, Agustín Sánchez de Vega, acompañado de miembros de la familia Scrimieri, fundadores de la marca, han presentado públicamente ambas piezas que pueden visitarse en la primera planta de este centro museístico. Sánchez de Vega ha mostrado el agradecimiento del Ayuntamiento de Salamanca a la familia por la cesión de ambas piezas, que forman parte de la historia de la automoción de España, y por el esfuerzo por mantenerlas y recuperarlas. Ha destacado que la cesión de estas piezas viene a impulsar de nuevo un museo que cada vez es más conocido por los salmantinos y por quienes nos visitan. Prueba de ello es que el número de personas que acudió al mismo el pasado año aumentó en un 33% respecto al anterior, llegando a cerca de 44.000 visitantes en 2013.

Con la cesión de estas dos piezas, según ha señalado Sánchez de Vega, el Museo de Historia de la Automoción de Salamanca quiere rendir un sencillo homenaje a esta marca vallisoletana que fue referente del desarrollo de la automoción de España en vehículos de carga destinados a profesionales de todo tipo. Asimismo, este centro expositivo da un paso más con el permanente objetivo de completar su exposición con piezas no representadas hasta el momento en su colección. Las piezas que se suman desde hoy a la colección permanente datan de 1954, en el caso de la camioneta de tres ruedas, mientras que el tractor SAVA-Nuffield 10/60, conocido posteriormente como Motransa-Nuffield, comenzó a fabricarse en 1966.

 
La familia Scrimieri, del menaje de cocina al motor
 
Francesco Scrimieri fundó, en 1952, en Valladolid la empresa FADA (Fábrica de Artículos de Aluminio), con el objetivo de fabricar menaje de cocina y piezas industriales de aluminio.  Dos años más tarde, en 1954 se lanzó al mercado una camioneta de 3 ruedas, equipada con un motor de gasolina monocilíndrico de cuatro tiempos refrigerado por aire, también diseñado por FADA. 

La relevancia de este hecho radica en que fue el primer vehículo industrial ligero fabricado en serie en España en los años posteriores a la Guerra Civil. 

Posteriormente, en 1957, FADA se convirtió en SAVA (Sociedad Anónima de Vehículos Automóviles), iniciándose la fabricación de camionetas de cuatro ruedas y motor diesel Barreiros.

En la segunda mitad de los años 60, en España tuvo lugar un proceso de concentración de la industria del vehículo industrial y SAVA fue integrada en ENASA, fabricante de los camiones Pegaso, procediendo a la integración de sus gamas de producto, pero abandonando la producción de la gama pesada SAVA-Berliet. Tras la compra de ENASA por parte de IVECO en 1991, la antigua fábrica SAVA de Valladolid, en la actualidad, fabrica furgonetas y chasis-cabina Iveco Daily. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído