“La música es como hacer el amor, nunca es dos veces igual, aunque repitas mucho”

 “La música es como hacer el amor, nunca es dos veces igual, aunque repitas mucho”
“La música es como hacer el amor, nunca es dos veces igual, aunque repitas mucho”
El Gran Wyoming visitará Salamanca por primera vez, musicalmente, este 9 de noviembre en un concierto con la banda Insolventes en la sala Music Factory. El presentador del programa de televisión 'El Intermedio' en La Sexta, además de humorista y actor, tocará grandes versiones de rock acompañado de una banda que responde al nombre de La Última Experiencia cuando van por libre. El rock más clásico y versiones de todo tipo con la inconfundible sátira del presentador encima de los escenarios.
 
- ¿Qué espera del público salmantino?
- Primero que la sala se llene, para es vamos. Y después que los que vayan lo den todo, porque se trata de versiones de canciones conocidas, por tanto prima la marcha, hacemos una fiesta. La participación del público es fundamental en nuestros conciertos, porque estamos hablando de salas pequeñas, nunca pasamos de un aforo de ochocientas personas. El otro día estuvimos en León con doscientas y pico y estuvo muy bien.

- ¿Y qué se van a encontrar en Music Factory este sábado?

- Lo que llamábamos antes música rock, desde Chuck Berry en los años sesenta hasta nuestros días, con música de grupos españoles, ingleses y americanos.

- Dice ‘lo que llamábamos antes música rock’. ¿Lo de ahora no es rock?

- Ahora se llama de muchas maneras, se ha dividido mucho. Ahora no sabría cómo definirlo, porque está por ejemplo el heavy metal, que proviene del rock, pero ya no es rock puramente dicho.

- ¿Es el rock una evasión necesaria al día a día en la televisión u otra forma de vivir la vida? 

- La música es con lo que más disfruto del mundo y no estoy dispuesto a renunciar a ello. La gente renuncia a lo que le gusta a cambio de nada, es el drama del ser humano.

- ¿Qué fue antes, el rockero o el showman?

- Mis primeros pasos con la música fueron de joven con un grupo, pero los conciertos en pequeñas salas no tienen tanta repercusión como la televisión. Tendríamos que tocar todos los días durante cien años para igualar la audiencia del programa.

- Según MySpace, la música se le da mejor que la televisión.

- Si tuviera la voz de Camarón, entonces me retiraba…

- ¿Qué predomina más en el escenario con una guitarra, El Gran Wyoming showman o José Miguel Monzón rockero?

- La música es un fenómeno muy especial, aunque parezca que se toca lo mismo. Nunca es igual, sobre todo porque somos cinco personas sobre el escenario y cada nota tiene una interpretación diferente, cada acorde. Es como hacer el amor, nunca es dos veces igual, aunque repitas mucho. Uno se puede aburrir haciéndolo, que no es mi caso, pero nunca es igual.

- ¿Y en la intimidad, qué le gusta tocar?

- Normalmente toco como en el escenario, porque lo decido yo. Me crié con los Beatles, no los veo como música prehistórica. En esa época pasó como siglos atrás con el arte, que llega un momento en que algo cambia para siempre. Ocurrió con la música en los años sesenta, surgieron cientos de genios, todos de una vez, y no se daba abasto. Te podías comprar cincuenta discos al año y eran cincuenta obras de arte. Era algo insólito. Nunca me desengancharé de eso, la música posterior tiene la referencia de aquella época.

- Dicen que la música empieza donde se acaba el lenguaje.

- La música es un idioma universal. En Japón no te enteras de lo que dice la gente, estás como en una pecera, pero con un instrumento te comunicas con la gente. Los músicos hablan con las notas.

- Toca con la banda La Última Experiencia pero contigo son Los Insolventes. ¿Algo que ver con la situación del país?

- Totalmente. La vida del músico es otra dimensión. Hay muchas profesiones sin salida laboral, pero el músico no gana dinero ni cuando trabaja. La situación actual es un desastre para los músicos. Tenía un bar hace quince años y se pagaba más que ahora a los músicos, y había más salas que ahora. Las autoridades están poniendo muchas trabas a la música en directo.

- Como médico que fue y proveniente de una familia de farmacéuticos, ¿a quién no le recetaría su música?

- Esta música es buena para todo el mundo. Uno nunca pierde la fe en la capacidad de transformación del arte. Nunca hay que perder la esperanza. Si la gente disfruta de nuestra música la mitad que nosotros sobre el escenario, serán completamente felices.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído