José Adrián Cornejo, presidente de la Junta de Cofradías, Hermandades y Congregaciones de Salamanca, encara con optimismo una nueva Semana Santa en la ciudad. Ha valorado, en una entrevista concedida a SALAMANCA24HORAS, su parecer sobre el mantenimiento de los cambios surgidos el año anterior y el esfuerzo promocional que se está haciendo desde la Junta de Cofradías.

- Este Domingo de Ramos vuelve a vivirse en las calles de Salamanca el inicio de la representación de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. Una Semana Santa que mantendrá los cambios del año anterior celebrando el Acto del Descendimiento por la tarde del Viernes Santo y permitiendo que las cofradías que antes formaban la Procesión General del Santo Entierro salgan en procesión por separado.
- Ya lo dije cuando se deshizo el Viernes Santo al desaparecer la Procesión General del Santo Entierro. Las cofradías debían de buscar una reubicación de espacios y de hora y parece que no se ha conseguido. En su día manifesté que no me gustaba la solución y soy de los que cree que se podía hacer un gran Viernes Santo pero no veo voluntad de intentar cambiar algo, por lo que esta jornada continuará con los mismos problemas si las cuatro cofradías de por la tarde no llegan a un entendimiento e incluso se agraven. 

- ¿Esta reubicación pasaría por intentar representar la Pasión el Viernes Santo siguiendo un orden cronológico de cómo sucedió? ¿La solución es que algunas de las cofradías pasen a la mañana del Viernes Santo?
- Son cuatro cofradías que salen en procesión la misma tarde y prácticamente tienen el mismo recorrido. Casi es imposible que no se encuentren. A título individual cada una sí lo reconoce pero no toman ninguna determinación en conjunto. No se sientan para decir vamos a estudiarlo, a sopesarlo y a ver su nos reubicamos en otra hora de tal manera que cada una de ellas se pueda lucir, tenga un recorrido para ella sola y que a lo largo de todo el día pudiéramos tener procesiones y no concentradas solo por la tarde en cinco horas para cuatro procesiones. Habría que cambiar por el bien propio de ellos y por el bien general de la Semana Santa.

- Su mandato como presidente de la Junta de Cofradías se encuentra en un tiempo de prórroga, ¿qué valoración puede hacer hasta el momento de su paso por el cargo?
- Según el mandato del obispo yo soy presidente de la Junta de Cofradías hasta la elaboración de los nuevos Estatutos. Podría haber sido presidente solo durante un año si en ese año se hubieran confeccionado. Ahora puedo ser presidente por 15 si no se hacen esos Estatutos. Es decir, que continúo el mandato que me impuso el señor Obispo. Por otra parte, la valoración prefiero dejarla en manos de la gente, de las cofradías, de los medios de comunicación? Particularmente, si tengo que manifestarme, puedo estar contento. Sin embargo, mi gestión puede haber sido buena o mala porque dependerá de los gustos y la opinión de unos y otros.

- ¿Cuáles de los objetivos que se propuso ha logrado y qué cosas no ha llegado a cumplir?
- En el tintero se me va a quedar el intento de reorganizar la Semana Santa. Lo he intentado pero me he encontrado con piedras en el camino insalvables. En cuanto a los objetivos logrados ha sido realzar el Vía Crucis de la Junta de Cofradías llevándolo a los barrios y las parroquias para integrar a la gente en la Semana Santa, al pregón también se le dotó de mayor realce en cuanto a su estructura y al lugar donde se celebra, también recuperamos el Miserere Doyagüe, etcétera. Pero el éxito rotundo sería la reorganización de la Semana Santa.

- La anterior Semana Santa, en Salamanca, casi se pudo definir de anómala. Las condiciones climáticas fueron excelentes, a tenor del tiempo que siempre hace en la ciudad por estas fechas, y pudieron salir todas las cofradías. ¿Cómo la afronta este año José Cornejo?
- La afronto igual que el año pasado. Con muchas y buenas expectativas. Mi deseo es que no ocurra nada malo a las cofradías cuando estén en la calle. Que salgan igual que el año pasado y que entren a los templos igual que el año pasado. Y cuando eso ocurra que se miren unos a otros, que se den un abrazo, y digan que la procesión ha sido un éxito porque no ha habido ningún tipo de problemas en cuanto al patrimonio material y humano y tampoco con el tiempo. Creo que este año vamos a tener, por lo que vamos viendo en los pronósticos, que va a ser muy parecida a la del año pasado.

- Hablaba antes de los estatutos y de su prórroga hasta la confección de unos nuevos. ¿Por qué hay que renovarlos y qué es lo que proponen?
- Había que renovarlos porque antes de que yo llegara ya se le había presentado al Obispo un nuevo proyecto. Pasado el tiempo entendimos que hace unos meses era el tiempo ideal, se propuso en un pleno y se aprobó su modificación. En estos nuevos estatutos se proponía regular situaciones que se habían venido dando de la experiencia vivida en la Semana Santa de los años anteriores. Es decir, intentaba recoger todo aquello que habíamos sufrido y que en ese momento no habíamos sabido como tener que actuar. Me refiero a los momentos en los que la Junta de Cofradías, por ejemplo y si vuelve a ocurrir, tenga que hacerse cargo de una procesión o de alguna hermandad. También regularían cómo deberían de llevarse a cabo los actos litúrgicos de las cofradías en la calle y su autorización. O la creación de una comisión para dirimir conflictos entre cofradías e incluso en qué condiciones y cómo debería destituirse al presidente de la Junta de Cofradías.. Son solo algunos de los muchos ejemplos de unos estatutos que a mi parecer son muy completos.

- ¿Qué es lo que no les ha gustado a las cofradías para que los hayan rechazado en un principio? ¿Quizás el que la Junta tenga más poder a la hora de tomar parte en algunas decisiones como también se pretendía?
- Yo lo que detecto, aunque no he hablado con ninguna de las cinco que votaron que no porque no sé quiénes son, es que no son unos estatutos de la Junta de Cofradías ni los de José Cornejo. Son unos estatutos para todos y de la Semana Santa de Salamanca. Creo que había algunos puntos que no les gustarían del todo, como los que provocarían la Junta tuviera libertad para ejecutar cuestiones sin que todas ellas pasaran por el pleno al considerarlo innecesario. Al tener que pasar todo por el pleno, era el pleno el que tenía el poder de la Semana Santa. Puedo ejecutar cuatro o cinco cosas porque me amparan los estatutos pero a la hora de la verdad es el pleno el que dice sí o no. No obstante, quiero pensar que a lo mejor la aprobación de estos estatutos se ha producido en un tiempo precipitado, que me haya equivocado con algunas decisiones? Pero creo que las cofradías tampoco han leído el proyecto con detenimiento. Cuando les ha podido surgir alguna duda no han preguntado para que se le haya aclarado. Algunos, ante la duda, votaron que no. Cuando pase la Semana Santa habrá que volver a trabajar en ello porque, entre otras cosas, es un acuerdo tratado en el pleno.

- ¿Por qué momento pasa la relación entre Iglesia y cofradías? Una de las ideas de la actual Junta de Cofradías ha sido acercar a las corporaciones religiosas a la Iglesia creando, incluso, la figura de la Coordinadora Diocesana de Cofradías.
- A nivel individual creo que las relaciones son buenas y hay comunicación con el Obispo y con el vicario de la Diócesis. A nivel general, creo que el obispado tendría que implicarse un poco más en la vida de las cofradías y en algún momento tomar cartas en el asunto con algunas cuestiones. Valorar la situación de la Semana Santa en la ciudad, lo que estamos haciendo, si es bueno o malo, qué cosas habría que corregir, etcétera.

- ¿Deben entrar todas las cofradías en la Catedral como también se ha propuesto en más de una ocasión?
- Hasta ahora el entrar en Catedral se está tomando como una decisión particular. A mí me han presentado proyectos de todo tipo. Proyectos que han tenido que ver con la creación de una carrera oficial por la que deberían transcurrir todas las cofradías entrando en Catedral. Esas cosas las puedo ver bien o mal, pero hay que sopesarlo muy mucho viendo la viabilidad en la Semana Santa de Salamanca. Además, habría que llegar a un gran consenso entre absolutamente todas las cofradías. Nosotros tendríamos que empezar de cero en esa cuestión, dialogar mucho para llegar a un consenso que determine si entramos todas las cofradías, no entra nadie o solo las que lo soliciten a nivel particular.

- Cómo ve o por qué momento pasa la Semana Santa de Salamanca. ¿En qué se puede mejorar?
- Dista mucho de cómo la ven los hermanos mayores o los cofrades. Yo veo una Semana Santa que es la de la ciudad de Salamanca. Cuando yo era Hermano Mayor miraba por mi hermandad y me gustaba que destacara. Ahora veo otra Semana Santa, desde otro punto de visto. Llevo, en los últimos años, viajando mucho junto con la Junta de Castilla y León para promocionarla y creo que de puertas para afuera la Semana Santa de Salamanca va adquiriendo cierta notoriedad y se la va reconociendo. Deberíamos mejorar de puertas para adentro y mirar por el bien o el interés general.

- ¿Ha aumentado el número de hermanos? Uno de sus deseos de siempre ha sido el ver que las hermandades cuenten con más cofrades en la procesión.
- No tengo muchos datos. Yo le pregunto a los hermanos mayores y la tónica general es que se van manteniendo. La mayoría de las cofradías compensan sus bajas con el número de altas. Sí es cierto, y lo he visto durante estos tres o cuatro últimos años, que en las calles he visto más participación en las procesiones. También del público. No obstante, este trabajo lo tienen que hacer las cofradías desde dentro aunque saben que la Junta de Cofradías está dispuesta a colaborar en lo que necesiten en beneficio de cada una de las hermandades si se considera aceptable y se puede. Para que haya un ?boom? de la Semana Santa hay que trabajar entre todos y no basta solo con aumentar la promoción.

- Precisamente, se ha hecho un esfuerzo importante para la promoción de la Pasión.
- Hace tres o cuatro años un grupo de jóvenes me decían que no vendíamos la Semana Santa. Me acuerdo que les pregunté qué vendía. Carecíamos entonces de muchas cosas pero ahora afortunadamente, gracias a gente que está dispuesto a trabajar por el bien de la Semana Santa, tenemos libros, un DVD promocional para llevarlo a ferias, estamos en redes sociales, aplicaciones de móviles, este año vamos a dar información útil sobre las procesiones el Domingo de Ramos y Jueves Santo? En ese sentido nos vamos expandiendo. El otro día en Madrid, gracias a este esfuerzo, vienen de fuera a interesarse por la Semana Santa de Salamanca. Al final, todos los frutos que recojamos van a repercutir en las cofradías.

- Por otro lado, Salamanca cuenta con un muy rico patrimonio musical. Destaca la calidad de sus agrupaciones y bandas. Algunas de ellas han reclamado locales para salvar los ensayos invernales y así evitar el frío. ¿Qué hará la Junta de Cofradías en este sentido? ¿Se ha planteado la adquisición de locales?
- Cuando llegué al cargo me reuní con todas las bandas de Salamanca incluidas las del alfoz menos las municipales. El objeto era llegar a un consenso para un acuerdo para que bandas y Semana Santa trabajáramos juntos. La propuesta que les hice fue decirles a las cofradías que se iba a establecer una fecha solo para negociar con la Semana Santa de Salamanca y que a partir de esa fecha quedarían libres. Dije que iba a velar por sus preocupaciones para mirar un espacio para que todos los músicos pudieran ensayar en él durante el invierno. Había bandas que ya contaban con locales, otras no. La conclusión es que finalmente no se llegó a ningún tipo de acuerdo al no ver buena predisposición por parte de las bandas a compartir un local con el resto.

- ¿Cuál sigue siendo el mayor atractivo de la Semana Santa de Salamanca?
- Cuando me toca hacer presentaciones de la Semana Santa de Salamanca soy muy escueto. La Semana Santa de Salamanca hay que venir a verla por dos razones: la ciudad, patrimonio de la humanidad; por otro lado, tenemos una gran imaginería y procesiones. Si esos dos conceptos los unimos tenemos algo único en el mundo. A veces digo también que, por desgracia o afortunadamente, tenemos una cantidad de procesiones que recogen todos los estilos habidos y por haber. Te vas a encontrar con cofradías eminentemente austeras, sencillas o pobres como el caso del Liberación, Universitaria, Doctrinas? Luego puedes encontrarte con otras más dinámicas aunque dentro de la austeridad como Yacente o Flagelado. Luego te encuentras con otras mucho más alegres y con aires sureños como Dominicana o Despojado. Con todo ello, el atractivo es total. Es decir, te vas a encontrar todos los gustos que quieras ver porque Salamanca lo tiene.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído