La Cueva de Salamanca es uno de los espacios patrimoniales más singulares de la ciudad. La cripta de la antigua iglesia románica de San Cebrián y la Torre de Villena se convierten en un escenario mágico cada verano. Teatro, luz, color y sonido en la Cueva y para la Cueva, un enclave muy especial, cuyo origen fue la magia y también su perdición. 
 
Un rincón patrimonial cargado de leyenda y escenario literario, en el que el teatro en las tardes y noches del verano nos acercan a la enseñanza de las ciencias ocultas, hoy cargadas de guiños y animadas con sonrisas. La iluminación interpretativa sobre las murallas de Salamanca, prerromana y romana al ritmo de la música de Astor Piazzola, durante los intermedios de las visitas teatralizadas, dan forma a un espectáculo que de un modo delicado nos envuelve.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído