El misterio envuelve la obra de teatro de la compañía Pequeño Teatro Morondanga de Uruguay. Ya ha dejado huella en Montevideo, tanto en los espectadores como en la crítica, y ha viajado a ciudades españolas como Madrid, Logroño y Gerona. Ahora aterriza en Salamanca esta tragicomedia de humor negro que se caracteriza por un juego con el tiempo y el espacio, y con la propia mente del público.

De este modo, plasman ideas como la miseria humana, la envidia y temas tan oscuros como el suicidio, todos ellos abordados desde una función que se divide en dos partes. La primera parte de la obra se yuxtapone con la segunda del otro pase. Es decir, habrá dos funciones, una de ellas tuvo su primera parte el viernes y la segunda este sábado a las 18:00.

El otro pase, arranca la primera parte de la obra el sábado a las 18:15, y la segunda parte tendrá lugar a las 22:00. ¿Magia, diferente espacio y elenco de actores? Sea como sea, los horarios coinciden en un delicioso encuentro de complicidad entre los asistentes, que compartirán el misterio de esta original propuesta. Los actores, el director y los organizadores no han querido soltar prenda, pero todo apunta a un tentador y enrevesado juego de paradojas de tipo cíclico.

Todos ellos aseguran que la acogida en España de este tipo de teatro es muy buena, y las críticas, mejor que buenas, excelentes. “Compartimos los mismos códigos culturales”, ha manifestado el director de la compañía, Roberto Suárez. Además, insisten en que se ha profundizado especialmente en la fuerte conexión que une a los espectadores, que se reencuentran en la segunda parte de la obra siendo partícipes de la confusión.

El jugar con dso espacios, permite también, según han explicado, una mayor objetividad, dentro de la indudable apelación a la subjetividad en la naturaleza de esta obra de teatro. La primera parte tiene una duración de 65 minutos, y el segundo acto de 105 minutos. Roberto Suárez, dice que el público sale cargado de energía y muy afectado tras el primer acto, y ha anunciado que  el final es especialmente emotivo.

El Pequeño Teatro de Morondanga fue fundado en el 1991, y se ha caracterizado desde entonces por su espíritu investigador, hambriento por romper los códigos teatrales tradicionales. Para complementar este afán por superarse, el sábado por la mañana la compañía dará una conferencia e impartirá un taller explicativo acerca de cómo se crea este tipo de teatro, dirigido especialmente a universitarios. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído