“Es pronto para decir nada”, coinciden los libreros que participan en la Feria. Sin embargo, el estreno de las casetas en la Plaza Mayor ha sido todo un éxito, o al menos eso augura el buen tiempo. “Hace sol, a la gente le apetece salir a dar un paseo por aquí”, dice una librera. 

A pesar de que parte del éxito o fracaso dependa de algo tan inevitable, sí hay otros factores que pueden dificultar la venta de libros. “Los libros electrónicos han perjudicado un poco el mercado de libros tradicionales”, admite algún vendedor. 

Algunos, afortunadamente, se dedican a un estilo de libros que no ha sufrido especialmente la transformación a este nuevo formato digital. “Sigue habiendo gente que quiere tener los libros de verdad”, es el consuelo de muchos libreros, que declinan su futuro en los románticos amantes de la lectura, que se dejan llevar por el bohemio aroma de las páginas y el tacto del lomo de un buen libro.

Algo es seguro. Si continúa el tiempo veraniego, es más probable que las casetas cierren sus puertas con unas cifras satisfactorias. 

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído