El grupo de teatro Tejuelo, integrado por un grupo de trabajadores de las bibliotecas municipales, representa este sábado a las 20:00 horas en la Casa de las Conchas la obra 'Doce', versión libre de 'Doce hombres sin piedad', de Reginald Rosse. Este grupo de trabajadores y trabajadoras decidieron ahora casi tres años enfrentarse a un mundo desconocido para la mayoría de ellos: el teatro. Durante este tiempo han estado ensayando y ahora ponen en escena su trabajo.
 
Tejuelo es una palabra que suena constantemente en una biblioteca porque es esa pequeña etiqueta que se pone en el lomo del libro para que podamos localizarlo fácilmente. Pero la palabra tejuelo va a adquirir un nuevo significado para las bibliotecas municipales de Salamanca, ya que es el nombre que sus trabajadores han elegido para llamar a su propio grupo de teatro.
 
Doce personajes encerrados en una habitación. Doce personas de muy diversa condición y procedencia, que tienen en sus manos la vida de un chaval de 18 años, deben decidir si es inocente o culpable. A lo largo de casi dos horas, estos personajes van dejando entrever sus fortalezas y debilidades, sus prejuicios y pasiones, y los motivos que les llevan a juzgar los hechos de una manera o de otra. Son sus propias personalidades las que están siendo analizadas y juzgadas, pues constituyen el triste reflejo de una sociedad que, en demasiadas ocasiones, se deja guiar por las apariencias.
 
Una navaja fue el arma del crimen que se está juzgando. La palabra es el arma del que disponen estas doce personas para inclinar la balanza a un lado o a otro. El grupo se encontró con la dificultad de adaptar el texto a la realidad actual y a las características del grupo: no son “doce hombres”, sino ocho mujeres y cuatro hombres y de unas edades muy distintas a las propuestas por el autor. Aunque pueda parecer lo contrario, lo cierto es que el sexo y la edad de los personajes influyen enormemente en sus comportamientos, en sus relaciones, en sus opiniones y, naturalmente, en su manera de afrontar los conflictos que se plantean en la obra. Por eso, su primer reto fue la construcción de unos personajes que, adaptándose a las características de los actores y actrices, no distorsionaran su cometido esencial dentro de la trama. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído