No es fácil encontrar en nuestra ciudad, y me imagino que tampoco en otras muchas, una actividad cultural, que se mantenga viva durante veinte años, con una fiel periodicidad semanal, lo que supone que sean MIL tertulias, las que llevamos celebradas, martes a martes desde que un grupo de amigos decidieran iniciar este largo camino en 1995. Estoy seguro que ni ellos mismos le auguraban tan larga vida.

La tertulia, no es una tertulia al uso, cada tarde acude una persona experta en un tema, el que sea, todos los temas esconden secretos que los tertulianos saben buscar, encontrar y exponer para que el invitado amplíe, matice, concrete? e incluso aprenda, porque creemos que nadie es poseedor del conocimiento absoluto de nada, por lo que todos podemos aprender de todos.

La libertad de expresión, es otra de nuestras banderas, ejercida siempre con tolerancia y el respeto que todas las personas y sus ideas se merecen. Lo que no quiere decir que la tertulia esté exenta de momentos tensos, de discusiones más o menos acaloradas. Hay temas en los que es muy difícil, por no decir imposible mantener la sangre fría, ahí es donde el moderador tiene que ejercer su autoridad y con mayor o menor acierto, interviene para que la discusión continúe por el sendero del respeto.

Cuando miramos atrás, desde la atalaya de estos veinte años, recordamos a los tertulianos que nos ha acompañado durante parte del camino y que por unas circunstancias o por otras, se han ido quedando en sus linderos.

Nuestro más sincero agradecimiento a los cientos de invitados que han acudido a nuestra llamada para que exponernos sus conocimientos, sus aficiones, sus sentimientos, su trabajo. Sin ellos la tertulia no hubiera sido posible. Gracias a ellos hemos conocido mejor nuestra Salamanca, nuestra provincia, hemos tenido acceso al mundo del arte, de la ciencia, de la historia, la botánica, el folclore. Hemos descubiertos mundos nuevos, nuevas ventanas se han abierto a nuestro horizonte?

Este martes, día 26 de mayo, en el que celebramos este vigésimo aniversario, recordaremos a los tertulianos que ya no están con nosotros, agradecernos el esfuerzo de los cientos de invitados, para lo que contaremos con una, necesariamente  reducida representación. Hablaremos de los tertulianos que siguen manteniendo viva la llama de la tertulia. Agradecernos, por supuesto al Hotel Rona Dalba, su acogida desde hace casi diez años, así como a los escudos IV que nos acogió en la anterior etapa. De todo esto y de cuantas cosas más quieran hablar los tertulianos es a lo que dedicaremos la tarde del día 26 a partir de las 17:00 horas. Después, como todos los años, en el Hotel Rona Dalba, tendremos nuestra cena de celebración.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído