Las horas y los días pasan y en la Unión Deportiva Salamanca apenas hay movimientos. Pese a haber mostrado su interés, parece que la intención de que Juan José Pascual se reúna con los otros dos máximos accionistas, Hidalgo y Silvestre, está estancada, lo que continúa complicado la situación de la UDS.

Prácticamente todas las personas a las que le incumbe este día a día unionista esperan el paso adelante del máximo accionista de cara a que los demás pudieran actuar, pero sin él, como en círculos cercanos se viene diciendo, nadie va a mover ficha.

Sí parece que Pascual se viene manifestando, no públicamente ni en el club, sobre que sí estaría dispuesto a desprenderse de las acciones que tiene a un precio inferior a su valor, aunque no a regalarlas. Así las cosas, la pelota más grande parece estar en el tejado de Pascual, ya que sin un movimiento suyo el resto no podrá moverse.

Ahora mismo esa es la única solución, ya que se vino valorando el que los accionistas dieran un empujón a la actual situación poniendo dinero de su bolsillo, pero no hae idea en la cabeza de nadie para que esto se lleve a cabo.

Conclusión, que a miércoles todo está como hace una semana, cuando tras la reunión entre accionistas y administradores se daban quince días para buscar una solución. El tiempo se empieza a echar encima y ésta, de momento, no llega.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído