Una de las apuestas en el mercado de verano del Guijuelo fue el extremo Adriá Granell. El banda dejó buenos destellos de su calidad en pretemporada, gracias a su rapidez y desborde por la banda izquierda.

Sin embargo, en la tercera jornada de Liga, entró como suplente ante el Burgos y se retiró lesionado seis minutos después con claros gestos de dolor en uno de sus gemelos.

Las pruebas arrojaron una rotura de diez centímetros pero, tras una recaída, el futbolista lleva más de cuatro meses parado. En los próximos días se espera su reintegración en el grupo y que esté disponible para jugar en tres semanas. Sin duda alguna, sería una importante ‘incorporación’.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído