No ha sido el comienzo deseado por el alevín A del Amigos de Cabrerizos, un equipo nuevo que todavía se está adaptando a jugar. Dos partidos llevan disputados y han recibido dos goleadas aunque, es cierto, los rivales han sido de los más complicados para empezar una temporada. Helmántico y Navega han sido los primeros en descubrir las virtudes y bondades del conjunto formado por quince jugadores.

La base es del antiguo alevín C que hizo muy buena temporada aunque estos se mezclan con otros tantos del alevín D y gente proveniente de otros equipos como el Calasanz, que demuestra que Cabrerizos, aunque sea un pueblo, cada vez tiene más tirón entre los pequeños futbolistas de Salamanca. El nuevo Vicente del Bosque ayuda al que, además, se le sumarán unos nuevos vestuarios que ya están ultimando su apertura.

De momento, eso sí, se tienen que conformar con lo que tienen, que ya es suficiente. Y con ello tratan de enseñar el fútbol en su máxima exponencia. Y al final el fútbol se juega con balón. De ello sabe Nacho, su entrenador, que intenta que se aprenda a jugar sacando la pelota desde atrás hacia adelante con ella controlada. Los pelotazos, los menos posibles.

Esta es una de las cosas en las que se fija junto con Jean Pierre para hacer las convocatorias. Una pero no la única. De hecho, lo principal para jugar es la asistencia a los entrenamientos y el comportamiento en ellos, aunque esto no sea una cosa que preocupe. El grupo es bueno y el tiempo se puede dedicar para lo que es, enseñar fútbol y valores.

Y es que el formar parte de un equipo también tiene otras cosas que no es el balón. Por de pronto, ya debes ser más independiente para ser capaz de cuidar de tus cosas y de ti mismo. Al entrenamiento hay que acudir con la ropa adecuada y con una pequeña bolsa de aseo, además de recoger el material que han utilizado. Que se valgan por sí solos es algo muy importante que les repercutirá en el resto de la vida.

Esto, como el acoplamiento de todos, llevará su tiempo. Bien lo sabe Nacho que, sin embargo, se muestra contento con lo bien que se llevan todos pese a haberse conocido este año. Un portero, incluso, alterna los partidos con el alevín D y el A pero en ningún momento se encuentra fuera de lugar. Todo lo contrario.

Lo que sí notarán será el cambio de fútbol 7 a fútbol 11, más aún en un terreno de juego de las dimensiones del Vicente del Bosque. Bien lo sabe Nacho que los últimos entrenamientos ya los utiliza para que el paso no sea tan traumático. Para ello, eso sí, todavía resta tiempo y hay que centrarse en los próximos partidos. De momento, el siguiente partido será ante el Guijuelo, siempre y cuando el rival levante la huelga que mantiene.

La plantilla está formada por Álvaro, Héctor e Iván (porteros); Héctor Lopez, Víctor, Sergio Gil y Sergio Cuadrado (defensas); Robert, Carlos, Álvaro, Michi, Álex y Álvaro Rodríguez (centrocampistas); Polo y Hugo Pereña (delanteros); Nacho y Jean Pierre (entrenadores).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído