Termina 2013 y en muchas cenas de la capital salmantina se brindará por lo vivido y sobre todo por el futuro, pero habrá también hueco para el recuerdo y la nostalgia. Numerosos aficionados no han superado aún el adiós del equipo que llenaba todos los fines de semana de entusiasmo e ilusión. Ese que fue dejando jugadores, entrenadores, presidentes y sobre todo aficionados de distintas generaciones durante 90 años. Éste es el año, aunque parezca mentira, donde se fue para siempre la Unión Deportiva Salamanca.

Esta noticia eclipsa cualquiera de las vividas en el deporte salmantino durante el ejercicio. Cuando empezaba 2013 nadie pensaba en semejante desenlace. Hidalgo acababa de llegar para garantizar la temporada, Perfumerías Avenida patrocinaba las camisetas y los fichajes estaban al caer. Poco a poco se fue torciendo todo y el mal rendimiento deportivo del equipo empezó a deteriorar la situación. Hasta que el 28 de mayo Hidalgo da una rueda de prensa donde hace pública su intención de comprar los derechos de la UDS para crear un nuevo club.

A partir de aquí se generó una ruptura en la masa social y los intentos por salvar a la institución fueron vanos. Hasta que el día 18 de junio se confirma que la Unión Deportiva Salamanca entra en periodo de liquidación. Ya nada a partir de entonces sería igual. Salamanca perdía algo más que un club deportivo, perdía una parte esencial de su patrimonio histórico.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído