Si hay algo de lo que puede presumir Zurguén es de una buena salud en cuanto a niños se refiere. La mayor parte de su población son familias jóvenes con hijos pequeños, por lo que las categorías más bajas del club del barrio no tienen problemas para completar sus equipos.

 

Un ejemplo de ello es el equipo benjamín, que cuenta en sus filas con 15 niños, el máximo permitido por la federación para los equipos de fútbol siete. ?Se tienen que quedar tres fuera cada partido, por lo que vamos rotando para que jueguen y se sientan importantes todos. Sean mejores o peores todos van a jugar?, explica Eduardo, su entrenador.

 

Y es que en estas categorías lo importante ?no es ganar por encima de todo lo demás, sino el esfuerzo, competir, conocer sus propias limitaciones y aprender todos los valores del deporte?.

 

Únicamente este equipo sólo tiene un problema, que Eduardo es su máximo y único responsable. El presumible caos que se podría prever en la teoría con quince pequeños a su cargo no se traslada a la práctica, puesto que ?el ambiente es muy majo, trabajan bien, están contentos conmigo y yo con ellos? y la disponibilidad de los padres es total para echar una mano en lo que sea necesario, como pintar el campo en los días de partido.

 

La plantilla está compuesta por Adrián y Christian (porteros); Alex, Carlos, Marcos y Samuelo (defensas); Álvaro, Ángel, Iker, Iván, Iker y Mateo (centrocampistas); Adrián y Óscar (delanteros); y Eduardo (entrenador).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído