Una vez más las instalaciones del Gimnasio Zarza se convirtieron durante el fin de semana en sala de juegos, albergue, comedor, y por supuesto dojo. La razón fue la celebración de la segunda concentración urbana, en la que se acogió a los judocas pre-benjamines y benjamines del Club Zarza y la Escuela Doryoku.

Un total de 80 deportistas se presentaron a las 17 horas en la calle Velázquez para acceder al gimnasio y celebrar un entrenamiento de judo multitudinario, con una primera fase de técnicas y juegos aplicados de la que disfrutaron a lo largo de una hora y media. Después de pasar por casa para cenar, ducharse y coger fuerzas, los niños volvieron al gimnasio para una segunda parte con más juegos y dinámicas en la que hicieron nuevos amigos. A las 23 horas llegó el momento de colocar sus sacos para dormir, aunque algunos se hicieron los remolones y alargaron un poco más la fiesta en la que para muchos fue su primera noche fuera de casa.

A las 8:30 horas llegó el momento de levantarse, desayunando unos churros, y posteriormente tuvo lugar la despedida, aunque muchos hubieran alargado la concentración. Una vez más participaron en la organización los judocas Fernando Díaz, Eduardo Mateos, Guillermo Santabrígida, Manuel Santabrígida, Sergio Arroyo y Ricardo Martín.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído