El Confitería Gil sumó un importante triunfo este domingo en casa que le permite mantener las ilusiones de salvación vivas, ya que lo visto sobre la pista de la Alamedilla fue un equipo bien plantado, trabajador y que luchó por el envite. Al final, lo de Paco Olivares se llevaron el duelo ante el Zamora por 7-5.

Fácil de inicio no lo tuvo la escuadra pastelera, que en un inicio de aquella manera encajó a balón parado dos tantos que hacían presagiar lo peor. Los charros lograban levantarse y colocar el empate, pero tras el descanso volvieron los zamoranos a coger ventaja y llegaron a ir 3-4.

El cansancio acumulado y el buen hacer salmantino en el último periodo de choque hizo que los locales, más acertados de cara a gol que otros días, terminaran llevándose el encuentro.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído