El Ros Casares Valencia se mantiene estos días entre el alambre debido a la crisis, y aunque garantiza su inicio en la próxima temporada, la continuidad está en entredicho por los problemas de su principal patrocinador. "Y más desde que el pasado 5 de mayo la CAM quiere quedarse con los lofts, aparcamientos y oficinas de Ciudad Ros Casares para intentar darles salida en el mercado inmobiliario", según publica el periódico 'Las Provincias'

El rotativo valenciano explica que "los dos primeros refuerzos que el Ros Casares tenía en cartera, Erika de Souza y Queralt Casas, también se suman a la incertidumbre del presupuesto final con el que contará el club valenciano. Lo que no está en peligro, de momento, es la supervivencia de la entidad para la próxima temporada pero dentro del club tienen muy claro que el delicado momento económico por el que pasa el conjunto valenciano necesitará de más apoyos". De hecho, Queralt ya se ha comprometido por tres temporadas con Rivas Ecópolis.

La intención será rebajar la carga económica que aporta la empresa Ros Casares desde hace trece temporadas al baloncesto femenino. "Eso sí la entidad, actual campeona de la Euroliga, asume que no va a poder aguantar las fichas más altas y que jugadoras como Sancho Lyttle podrían reforzar a sus rivales directos en el caso de no encontrar esa vía de nuevos ingresos".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído